• Bombarderos B-1B Lancer de la Fuerza Aérea de EE.UU. (abajo) y dos Eagles Slam del F-15K.
Publicada: miércoles, 19 de agosto de 2020 7:12

Bombarderos y cazas F-15 de EE.UU. realizaron simulacros con unidades japonesas y de otros países aliados en la región del Indo-Pacífico, informó el Pentágono.

“Las Fuerzas Aéreas del Pacífico lanzaron cuatro bombarderos estratégicos B-1 Lancer y dos B-2 Spirit Stealth, así como cuatro cazas F-15C Eagles en un simulacro conjunto con países aliados en la región del Indo-Pacífico por el curso de 24 horas”, informó el Departamento de Defensa de Estados Unidos (el Pentágono), a través de un comunicado emitido el martes.

La nota también indica que dos bombarderos B-1s estacionados en Guam se unieron a dos B-1s que llegaban desde Estados Unidos. También tomaron parte la Fuerza de Ataque Reagan, el Cuerpo de Marines, cazas F-35 Lightening IIs con base en Japón y un caza japonés F-15j en “un gran ejercicio de entrenamiento” que inició el lunes 17 y terminó el día siguiente, 18 de agosto.

Conforme al texto, estos simulacros aéreos demuestran la capacidad del país norteamericano para el despliegue rápido de fuerzas con el fin de defender la región del Indo-Pacífico, que comprende las aguas tropicales del océano Índico, el océano Pacífico occidental y central, así como el mar que conecta los dos en el área general de Indonesia.

Asimismo, afirma que mientras los aviones sobrevolaban el Pacífico, Washington despegó dos bombarderos B-2 desde la base Diego García para un ejercicio sobre el océano Índico con países socios no especificados.

 

Esto ocurre en momentos de tensas relaciones entre China y Estados Unidos. El Comando Estratégico del país norteamericano informó el pasado mayo del despliegue de cuatro bombarderos pesados Lanceros B-1B y cientos de tropas en la isla de Guam “para apoyar los esfuerzos de entrenamiento de las Fuerzas Aéreas del Pacífico con aliados, socios y fuerzas conjuntas” y llevar a cabo “misiones de disuasión” ante China.

A este respecto, el pasado 23 de junio, Wu Shicun, presidente del Instituto Nacional de Estudios del mar de la China Meridional, una organización vinculada al Gobierno chino, denunció que EE.UU. ha aumentado la posibilidad de que se produzca un incidente militar o que se abra fuego de forma accidental entre ambas potencias, al intensificar su presencia y los actos militares en la región.

El Ejército de EE.UU. realiza regularmente lo que denomina misiones de “libertad de navegación” y patrullas aéreas sobre el mar del sur de China para mostrar músculo al Gobierno de Pekín, que ha censurado repetidamente las operaciones provocativas de Washington, pues las considera una violación de su soberanía territorial.

La zona, conocida también como el mar de la China Meridional, es una extensión muy disputada del océano Pacífico. China reclama casi un 90 % y critica la militarización de esas aguas por EE.UU. que se alinea sistemáticamente con los rivales de Pekín en la disputa marítima para, conforme al gigante asiático, tensar la situación y justificar su propia presencia militar en la región.

mrp/ktg/fmk/mjs