• Un bombardero furtivo B-2 escoltado por dos cazas F-15 de la Fuerza Aérea estadounidense.
Publicada: jueves, 13 de agosto de 2020 17:37
Actualizada: miércoles, 19 de agosto de 2020 7:02

EE.UU. ha enviado tres bombarderos furtivos B-2 a la isla de Diego García, en el océano Índico, mientras China realiza ejercicios militares al norte de Taiwán.

Los bombarderos estratégicos estadounidenses han sobrevolado el océano Pacífico tras despegar desde la base de la fuerza aérea de Whiteman en Missouri (centro-este de EE.UU.) y han aterrizado en Diego García, parte del territorio británico del océano Índico y en donde Washington ha instalado una importante base militar, ha informado este jueves el diario británico The Times.

Es la primera vez que EE.UU. envía bombarderos estratégicos con capacidad nuclear a la remota isla de Diego García desde 2016, lo que muestra la escalada de tensión entre Washington y Pekín.

Cuando por primera vez los B-2 llegaron a Diego García en 2016, también los dos países vivían momentos tensos en sus relaciones bilaterales por el caso del disputado mar de la China Meridional.

Esta vez, los aparatos furtivos estadounidenses llegan cuando China ha iniciado maniobras militares con disparos reales en el mar de la China Oriental, a unos 550 kilómetros al norte de Taiwán. Los ejercicios se ejecutan en dos fases: La primera, desde el 11 hasta el 13 de agosto, y la segunda, del 16 al 17 de agosto.

Estos ejercicios se realizan justamente en un momento que el secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar, se encuentra de visita en Taiwán, lo que ha provocado la indignación de Pekín que considera la isla una provincia rebelde.

 

Este jueves, el portavoz del Comando del Teatro de Operaciones Oriental del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, Zhang Chunhui, ha defendido las maniobras navales cerca de Taiwán, diciendo que son “una acción necesaria” para salvaguardar la soberanía y la integridad territorial de su país.

En una clara advertencia a Washington, el vocero chino ha asegurado que “el Ejército chino tomará cualquier medida necesaria para contrarrestar las acciones provocativas que podrían resultar en la independencia de Taiwán de China continental”.

China describió el pasado jueves, la visita de Azar como una amenaza a la “paz y la estabilidad”, y alertó que tomaría represalias contundentes en respuesta a estos comportamientos provocativos de Washington.

La isla de Taiwán no es reconocida como un Estado independiente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la mayoría de los países del mundo, incluido EE.UU.

Sin embargo, Estados Unidos ha cuestionado el principio de una sola China al aumentar los contactos diplomáticos con Taiwán e intensificar las cooperaciones militares con la isla, convirtiéndose en su principal proveedor de armas ante lo que llama la persistente “amenaza china” contra Taipéi.

ftm/rha/ftn/mjs