• Portaviones USS Theodore Roosevelt, USS Nimitz, USS Ronald Reagan y sus grupos de ataque en aguas del Pacífico, noviembre de 2017.
Publicada: viernes, 12 de junio de 2020 16:38

En medio de la escalada de tensión con China, EE.UU. envía tres portaviones a las aguas del Indo-Pacífico para mostrar músculo frente al gigante asiático.

Por primera vez en casi tres años, tres portaviones estadounidenses han hecho una rara aparición, patrullando de manera simultánea las aguas del Indo-Pacífico, mientras gran número de buques de guerra, destructores y aviones de combate de la Armada de Estados Unidos los acompañaban, ha informado este viernes la agencia estadounidense de noticias Associated Press (AP).

El portaviones USS Theodore Roosevelt y su grupo de ataque están operando en el mar de Filipinas, cerca de la isla Guam. El portaviones USS Nimitz y su grupo de ataque se encuentran en el Pacífico frente a las costas occidentales de EE.UU. y el USS Ronald Reagan y su grupo naval, que ha partido de Japón, ya está operando en las aguas del sur del mar de Filipinas.

El masivo patrullaje naval estadounidense se produce mientras, ha habido muchos informes que indican que cientos de tripulantes de los mencionados portaviones norteamericanos, se contagiaron con el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

 

Según AP, con esta medida Washington pretende mostrar su fuerza naval a Pekín en una región agitada por tensiones entre ambas potencias, y en medio de serias disputas entre China y EE.UU. por diferentes cuestiones, como el brote del coronavirus y el caso de Hong Kong, así como las disputas en el mar de China Meridional.

Ha habido algunos indicios en informes chinos, que indicaban que tras el duro golpe que sufrió EE.UU. por el brote de la COVID-19, su preparación militar se encuentra a un nivel muy bajo, por lo que tal vez haya sido un esfuerzo por parte de EE.UU. para mostrar a China que no debería calcular mal”, ha opinado Bonnie Glaser, directora del Proyecto China Power del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS, por sus siglas en inglés).

Según Glaser, el Gobierno chino ciertamente verá la acumulación naval estadounidense en las aguas del Indo-Pacífico como “una provocación”, y “un acto desestabilizador”, lo que agrava ciertamente las tensiones entre Pekín y Washington.

Las ya por si tensas relaciones de China y EE.UU. parecen estar en su peor momento en décadas tras la propagación de la COVID-19, calificado como “virus chino” por Washington, un hecho que ha sido negado y condenado en duros términos por el gigante asiático.

El presidente chino, Xi Jinping, han pedido a su Ejército “prepararse para el peor de los escenarios”, que pasaría por una “confrontación armada entre las dos grandes potencias”.

mnz/lvs/fmk/mjs