• Miembros de la Guardia Nacional de Ohio, EE.UU., en la Institución Correccional de Marion, 20 de abril de 2020.
Publicada: martes, 21 de abril de 2020 23:08

Una prisión estatal de Ohio se ha convertido en el epicentro de la pandemia del COVID-19 en EE.UU., con al menos 1828 casos confirmados entre los presos.

Según las autoridades locales, al menos 1828 reos de una cárcel del estado norteamericano de Ohio dieron positivo al nuevo coronavirus, lo que supone el 73 % de su población penal de la Correccional de Marion, una penitenciaría de mínima y mediana seguridad al norte de Columbus, capital del Estado.

La situación se confirmó después de que las autoridades sanitarias sometieron a los test de COVID-19 a todos los prisioneros y personal carcelario. Las pruebas muestran 109 contagios entre los miembros del personal, aunque aún no se ha registrado ninguna muerte en la prisión.

En este sentido, el gobernador de Ohio, Mike DeWine, recomendó el lunes que se ponga en libertad a unos 300 de los 49 000 reos que están en manos del sistema penitenciario, número muy por debajo de las miles de personas cuya liberación pide la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés).

 

El departamento de Corrección y Rehabilitación de Estados Unidos informó de que un total de 2400 presos de distintas cárceles de Ohio dieron positivo por el coronavirus hasta el domingo, entre ellos 244 miembros del personal, y siete habían muerto por esa causa o infecciones relacionadas con la COVID-19.

El país norteamericano encabeza la lista de naciones con más casos de contagio de la COVID-19 en el mundo, con 815 892 infectados y 45 126 muertos.

Las organizaciones de derechos humanos advierten que los presos en Estados Unidos constituyen el 25 % del total de reclusos del mundo (alrededor de 2,3 millones de individuos), mientras que la población del país apenas alcanza el cinco por ciento a nivel global.

nkh/nii/