• El secretario de Defensa de EE.UU. (c) habla con soldados cerca de un sistema Patriot en una base en Arabia Saudí, 22 de octubre de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: domingo, 19 de enero de 2020 18:47

Los recientes ataques de Irán a las bases de EE.UU. demostraron la ineficacia de los sistemas antimisiles de EE.UU., ya fallidos en defender a Arabia Saudí.

“Los ataques misilísticos de Irán el 8 de enero (…) confirmaron el poderío de los misiles balísticos de Irán (…) y revelaron la imposibilidad de interceptar estos misiles con el sistema Patriot estadounidense”, se lee en un artículo publicado este domingo por el diario árabe Rai Al-Youm.

Varios misiles iraníes impactaron, el 8 de enero, contra dos bases estadounidenses: Ain Al-Asad, en la provincia de Al-Anbar (oeste), y otra en la ciudad de Erbil (norte), en venganza por el asesinato, a manos de EE.UU,. del teniente general Qasem Soleimani, el ya excomandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán.

A pesar de que Washington había puesto en estado de máxima alerta los sistemas antiaéreos en sus bases en Irak, la defensa antimisiles norteamericana no logró interceptar ni un solo misil iraní

Rai Al-Youm ha señalado que, después de que las bases de EE.UU. fueran alcanzadas por los misiles iraníes, Washington perdió la oportunidad de poder probar al mundo la supuesta superioridad de su tecnología militar.

El artículo señala que, de haber interceptado los misiles iraníes, EE.UU. podría haber aumentado la confianza en su industria militar y proporcionado una imagen positiva del Patriot frente a su principal rival, el S-400 ruso.

 

El periódico árabe también ha recordado que, por temor a las represalias de Irán, EE.UU. ya había alejado, antes de asesinar a Soleimani, sus buques de guerra, en concreto su portaviones Harry S. Truman, del Golfo Pérsico, para ponerlos fuera del alcance de los misiles iraníes.

La nota señala que la ofensiva iraní hizo que se repitiera el escenario del bombardeo realizado en septiembre de 2019 por el Ejército yemení, respaldado por el movimiento popular Ansarolá, contra la compañía saudí Aramco.

De hecho, el ataque hizo que surgiera la pregunta de cómo los misiles yemeníes no fueron detectados por los millonarios sistemas de defensa aérea estadounidenses Patriot, con los que está equipado el reino árabe.

El experto Sébastien Roblin, máster en Resolución de Conflictos de la Universidad de Georgetown (EE.UU.), en un artículo publicado el viernes por la cadena Euronews, dijo que, pese a las inversiones de miles de millonarios de dólares de EE.UU. en desarrollar su capacidad defensiva, los 1500 militares estadounidenses desplegados en Ain Al-Asad no pudieron hacer nada el 8 de enero, excepto rezar para no ser impactados por los misiles iraníes. El especialista aseveró que EE.UU. fue bastante afortunado, pero, afirmó, no lo será la próxima vez.

“El estremecedor ataque destaca cuán poca previsión tuvo (Washington) de las consecuencias de matar a Soleimani, y cómo esa imprudencia podría haberle costado fácilmente la vida al personal militar de EE.UU.”, lamentó Roblin.

tqi/anz/hnb

Comentarios