• El presidente de EE.UU., Donald Trump (dcha.), y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, Washington, 25 de marzo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 14 de diciembre de 2019 15:26
Actualizada: domingo, 15 de diciembre de 2019 1:56

Trump hace una nueva interpretación de las leyes de EE.UU. para proteger a Israel del antisemitismo que “él mismo ha ayudado a generar” en su país.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, emitió el miércoles un decreto para penalizar a las universidades de EE.UU. que autoricen en sus dependencias actividades “antisemitas”, incluidas críticas a Israel. Trump defendió que esta orden ejecutiva asegura la aplicación del Título VI del Acta de los Derechos Civiles de 1964 a las instituciones que “trafican con el odio antisemita”.

La ley en cuestión protege a las personas de discriminación por su raza, color u origen en programas o actividades que reciben asistencia financiera Federal, pero no incluye la discriminación por motivos religiosos ni por antisemitismo, según ha señalado este sábado el Diario Público.

El mandatario estadounidense, de acuerdo con la publicación, incluyó en su decreto el antisemitismo y también la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional de Recuerdo del Holocausto (IHRA, por sus siglas en inglés) de 2016, lo que recibió el parabién de Israel y de sus aliados, pese a haber suscitado encendidos debates y controversias en el Occidente.

 

Trump vuelve a irritar a los judíos

La nueva decisión proisraelí de Trump ha generado críticas incluso entre la comunidad judía en EE.UU. Halie Soifer, directora ejecutiva del Consejo Democrático Judío de América, ha tildado la medida de “gran hipocresía”.

“Si Trump quiere afrontar el resurgimiento del antisemitismo que él ha ayudado a crear, tendría que aceptar su responsabilidad por el papel que ha desempeñado a la hora de alentar el nacionalismo blanco, perpetuar las teorías de la conspiración y repetir estereotipos que han conducido a la violencia contra los judíos”, critica Soifer en su cuenta en Twitter.

LEER MÁS: Trump ataca a los judíos, tachándoles de ‘desleales’ e ‘ignorantes’

La Unión de Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), a su vez, advierte que “el gobierno no puede comparar las críticas a Israel con una discriminación ilegal”, puesto que esto equivaldría a vulnerar la Primera Enmienda relativa a la libertada de expresión, algo que “no puede suprimirse”.

 

Israel, línea roja de Trump

El actual inquilino de la Casa Blanca apoya al régimen de Tel Aviv contra viento y marea. Desde su llegada al poder en 2017, Trump ha hecho lo imposible para conseguir el reconocimiento del régimen de Tel Aviv. De hecho, presentó el llamado acuerdo del siglo para convertir a Israel en el dueño de las tierras robadas a los palestinos, reconoció la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) como capital israelí y la soberanía de Israel sobre los altos sirios de Golán.

LEER MÁS: Siria a EEUU: Si tanto quiere a Israel, que le dé los estados de Carolina

A todo eso se suma la polémica decisión de EE.UU., anunciada por su secretario de Estado, Mike Pompeo, de no considerar las colonias israelíes en los territorios ocupados palestinos “incompatibles con el derecho internacional”.

ask/nii

Comentarios