• Kaia Rolle y su abuelo Meralyn Kirkland.
Publicada: lunes, 23 de septiembre de 2019 14:07
Actualizada: lunes, 23 de septiembre de 2019 17:21

Un oficial de seguridad fue suspendido por arrestar a dos niños, lo que hizo sonar las alarmas en la Policía de Orlando (EE.UU.) que busca la razón del incidente.

Según informaron el domingo medios estadounidenses, una de las abuelas de los niños en cuestión dijo que su nieta de 6 años, identificada como Kaia Rolle, fue detenida después de tener una rabieta en el colegio.

Kaia fue arrestada por su mal comportamiento en el salón de clase y trasladaba esposada en una patrulla policial hasta un centro de detención de jóvenes, donde le tomaron las huellas dactilares y fotografías.

“Les pregunté por ella, y me dijeron que le estaban tomando las huellas dactilares”, indicó Meralyn Kirkland, abuela de Kaia.

Kirkland comentó sobre su estado de “shock”, cuando recibió una llamada informándole de que Dennis Turner, oficial de seguridad de la Academia Lucious y Emma Nixon, había arrestado a su nieta y esta se encontraba bajo custodia policial.

La abuela atribuyó el comportamiento de Kaia a los problemas que sufre para poder conciliar el sueño, sin embargo, aseveró que la menor estaba tomando fármacos para poder controlar su trastorno.

LEER MÁS: 8000 niños son heridos de bala cada año en EEUU

“Ningún niño de seis años debería poder decir que le pusieron unas esposas y lo llevaron en la parte trasera de un auto de Policía a un centro juvenil”, lamentó Kirkland.

Les pregunté por ella, y me dijeron que le estaban tomando las huellas dactilares”, indicó Meralyn Kirkland, abuela de Kaia Rolle, en alusión a su arresto.

 

Los oficiales del Departamento de Policía de Orlando afirmaron que Kaia era uno de los dos niños que Turner arrestó ese día; el otro tiene 8 años de edad. El oficial se enfrenta a una investigación interna por su forma de proceder. 

El maltrato policial contra los niños en EE.UU. no es un fenómeno sin precedentes. En una serie de casos similares, una comunidad del estado de Oklahoma, en el centro-sur de EE.UU., demandó el pasado mayo a la Policía estadounidense por disparar “innecesariamente” a tres niños pequeños.

Asimismo, varios vídeos difundidos en las redes sociales muestran cómo los oficiales estadounidenses disparan a menores de edad solo por sospechar que iban armados.

La organización Gun Violence Archive (GVA) ha contabilizado que, entre el 1 de enero y el 23 de septiembre de 2019, se produjeron unos 41 072 incidentes relacionados con armas de fuego, que dejaron 10 898 muertos en EE.UU.

alg/ctl/mjs

Comentarios