• El presidente de EE.UU., Donald Trump, en la Casa Blanca, 21 de marzo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 22 de marzo de 2019 18:12
Actualizada: viernes, 22 de marzo de 2019 20:21

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha retirado las medidas coercitivas estadounidenses adoptadas un día antes contra Corea del Norte.

“El (Departamento del) Tesoro de EE.UU. había anunciado hoy que se añadirían sanciones a gran escala adicionales a las ya existentes contra Corea del Norte. Yo he ordenado hoy que se retiren esas sanciones adicionales”, ha anunciado este viernes el mandatario a través de su cuenta de Twitter (de manera errónea puesto que las sanciones se habían adoptado la víspera).

Washington impuso embargos el jueves a dos compañías navieras chinas por hacer negocios con Corea del Norte, y prometió que seguiría aplicando las sanciones a Pyongyang de manera estricta, aunque de modo simultáneo tuvieran lugar las actuales reuniones diplomáticas de alto nivel.

Al ser preguntada sobre este asunto, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ha explicado que Trump ha tomado esta decisión por simpatía personal con el líder norcoreano, Kim Jong-un: “Al presidente Trump le gusta Kim (Jong-un) y no cree que estas sanciones sean necesarias”, ha dicho.

Según ha publicado el diario estadounidense The New York Times, la decisión de Trump es una muestra de la falta de coordinación entre los diferentes órganos ejecutivos del país norteamericano, y de que al mandatario no le importa adoptar decisiones que directamente contradicen las medidas tomadas por sus propios secretarios.

El (Departamento del) Tesoro de EE.UU. había anunciado hoy que se añadirían sanciones a gran escala adicionales a las ya existentes contra Corea del Norte. Yo he ordenado hoy que se retiren esas sanciones adicionales”, ha anunciado el presidente de EE.UU., Donald Trump.

 

Al parecer, ni siquiera el consejero de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, estaba al tanto de la decisión de Trump, dado que el mismo jueves calificó la decisión del Tesoro de “paso importante” y advirtió de las consecuencias de sus actos a los países que ayuden a Pyongyang a evadir las sanciones.

Las medidas coercitivas se habían adoptado días después del fiasco de los diálogos nucleares celebrados entre los mandatarios estadounidense y norcoreano en la cumbre de Hanói (Vietnam), que terminó sin acuerdo ni pacto alguno.

Ante el fracaso, la viceministra norcoreana de Asuntos Exteriores, Choe Son-hui, dijo el 15 de marzo que su país estudiaba poner fin al diálogo con Estados Unidos sobre desnuclearización de la península de Corea y a la moratoria sobre pruebas de armas que ha mantenido durante casi 16 meses.

Este mismo viernes, el Gobierno de Corea del Norte se ha retirado de la oficina de enlace intercoreana, lo que es una muy mala señal sobre el clima reinante en la península, pese a que Pyongyang y Seúl mantienen aún varios canales de comunicación abiertos.

hgn/mla/hnb

Comentarios