• El presidente de EE.UU., Donald Trump, en una reunión con su gabinete en la Casa Blanca, Washington D.C., 2 de enero de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 3 de enero de 2019 7:10
Actualizada: jueves, 3 de enero de 2019 8:47

El presidente de EE.UU., Donald Trump, deshizo el plan previamente anunciado de cuatro meses sobre la salida de tropas estadounidenses de Siria.

En una reunión celebrada el miércoles con su gabinete, el mandatario estadounidense repudió todos los periodos de tiempo anunciados anteriormente para la salida de los militares del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) de Siria.

Inicialmente, se había reportado una ventana de tiempo de entre 60 y 100 días para que se complete la salida de los militares. Posteriormente se informó que se requerirían cuatro meses para realizar la retirada, un plazo que el mandatario ahora niega haber discutido.

“Yo nunca dije [si la retirada sería] rápida o lenta (…) Alguien dijo [que se completaría en] cuatro meses, pero yo tampoco dije eso”, afirmó el inquilino de la Casa Blanca para luego agregar que la salida de las tropas de EE.UU. de Siria se efectuará “a lo largo de un periodo de tiempo” no específico.

Trump declaró que Washington intenta proteger a los kurdos en Siria, sin embargo no quiere permanecer ahí para siempre, ya que “Siria se perdió hace mucho tiempo” y no posee una gran “riqueza”. “Estamos hablando de arena y muerte”, añadió.

Yo nunca dije [si la retirada sería] rápida o lenta (…) Alguien dijo [que se completaría en] cuatro meses, pero yo tampoco dije eso”, afirmó el presidente de EE.UU., Donald Trump.

 

El mandatario norteamericano ha reiterado también que los Gobiernos de Irán y Rusia no están contentos con la salida de las tropas de EE.UU. de Siria, pues, a su juicio, el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), con el que Washington estaba luchando presuntamente, supone una amenaza para Teherán y Moscú.

Las autoridades de Siria, Rusia e Irán han protestado, en reiteradas ocasiones, en contra de la presencia ilegal de las tropas estadounidenses y han aseverado que Washington ha creado un “agujero negro” con miras a frenar el avance del Ejército sirio frente a los terroristas. EE.UU. tiene desplegados en Siria unos 2000 efectivos, la mayoría de ellos en el norte del país.

Conforme a los analistas, el fin de la presencia de las tropas estadounidenses, que ofrecían diferentes tipos de apoyos a los grupos terroristas que luchan contra el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, pone de relieve el “fracaso” de Washington y constituye “una victoria” para Siria y para los países que la apoyaron en la lucha antiterrorista, como Irán y Rusia.

snz/rha/msm/hnb

Comentarios