• El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, Washington, DC., 5 de marzo de 2018.
Publicada: sábado, 14 de abril de 2018 2:25

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha anunciado este viernes que Washington seguirá su política de presión contra Venezuela y en este línea busca impulsar ‘más sanciones’, destinadas a aislar al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

“Nuestro mensaje buscará unir a nuestros aliados para afrontar esta crisis humanitaria, pero también traemos un llamado a (imponer) más sanciones” a Venezuela, ha afirmado Pence en un acto en Lima, (capital peruana) con miembros de la oposición venezolana.

El vicepresidente estadounidense ha tildado al Gobierno venezolano de una “dictadura” y ha subrayado que la Administración de Donald Trump continuará presionando a los dirigentes chavistas.

Pence también ha instado a los aliados latinoamericanos de EE.UU. a aislar más a Caracas y ha hecho un llamamiento para otorgar ayuda a los sectores de la oposición venezolana.

En este sentido, el alto funcionario estadounidense ha anunciado 16 millones de dólares de ayuda humanitaria para los venezolanos que han abandonado el país.

Nuestro mensaje buscará unir a nuestros aliados para afrontar esta crisis humanitaria, pero también traemos un llamado a (imponer) más sanciones” a Venezuela, ha dicho el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

 

Desde su llegada al poder, hace más de un año, Trump ha impuesto varias tandas de sanciones contra Venezuela, a su juicio, por la “represión de las protestas opositoras” durante el año pasado y la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Las sanciones de Estados Unidos han sido rechazadas tajantemente por las autoridades venezolanas y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), puesto que ha causado escasez de alimentos y medicinas en el país bolivariano.

Caracas ha denunciado en reiteradas ocasiones ser blanco de una “guerra financiera mundial”, ofensiva, que en su opinión, está dirigida por el “imperialismo” estadounidense que, además de imponer duros embargos, busca perjudicar a la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y crear un “paro silencioso” en el sistema petrolero de este país.

snz/ctl/aaf/mkh

Commentarios