• El presidente de EE.UU., Donald Trump, da un discurso en el Despacho Oval, Casa Blanca, 8 de marzo de 2018.
Publicada: sábado, 10 de marzo de 2018 1:24
Actualizada: sábado, 10 de marzo de 2018 6:43

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, ha anunciado que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunirá con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, solo si antes ve ‘acciones concretas’ y ‘ verificables’ por parte de Pyongyang.

En declaraciones formuladas este viernes durante una rueda de prensa, la secretaria de prensa de la Casa Blanca ha indicado que Pyongyang “ha hecho promesas, como la de desnuclearizarse, de detener las pruebas nucleares y balísticas y reconocer que las maniobras militares regulares entre Estados Unidos y su aliado, Corea del Sur, van a continuar”.

Asimismo, ha señalado que el presidente estadounidense no se sentará en la mesa del diálogo con el líder norcoreano, a menos que vea “pasos concretos y acciones concretas” por parte del país asiático, mientras ha señalado que aún no se han definido la fecha y el lugar en el que tendrá lugar el encuentro.

Sanders ha dejado claro que Washington seguirá el camino de “máxima presión” contra Corea del Norte. “La campaña (de presión) no va a cambiar (…) Estados Unidos no ha hecho ninguna concesión de cara a acordar la reunión”, ha resaltado.

El anuncio se produce un día después de que el director de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eui Yong, aseguró que Trump había aceptado la propuesta de Kim para reunirse el próximo mes de mayo con el objetivo de abordar la desnuclearización de la península coreana y rebajar las tensiones en la región.

La campaña (de máxima presión) no va a cambiar (…). Estados Unidos no ha hecho ninguna concesión de cara a acordar la reunión”, entre el presidente de Corea del Norte y el de EE.UU., Kim Jong-un y Donald Trump, respectivamente, ha indicado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

 

Desde que salió a la luz esta noticia, la Administración estadounidense ha estado amenazando a Pyongyang con medidas punitivas y el seguimiento de las sanciones contra el país asiático, poniendo en peligro el frágil acercamiento entre Washington y Pyongyang.

La reunión sin precedentes entre los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte se logró como resultado de los diálogos intercoreanos, iniciados en el marco de los recientes Juegos Olímpicos de Invierno—celebrados entre el 9 y el 25 de febrero pasado— en Corea del Sur.

En esta misma línea, Kim ha acordado entrevistarse en persona con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, a finales del mes de abril.

mnz/ctl/ftm/mjs

Comentarios