• Los soldados estadounidenses en la base militar Fort Riley (Kansas) ensayan un asalto en combate durante las maniobras.
Publicada: martes, 16 de enero de 2018 8:48

Altos mandos militares del Departamento de Defensa de EE.UU. (Pentágono) se están ‎preparando para una potencial confrontación con el Ejército norcoreano y lo hacen de ‎forma ‘silenciosa’ con sus simulacros de invasión terrestre, reveló el diario local The New ‎York Times.‎

Los ejercicios militares realizados esta semana involucraron a casi mil soldados estadounidenses y su objetivo era preparar a los militares para un despliegue de emergencia.

También se realizaron otros ejercicios militares el mes pasado: una combinación de 48 helicópteros de combate Apache y helicópteros de carga Chinook despegaron de la base militar de Fort Bragg, en Carolina del Norte, para practicar la movilización de tropas y equipos bajo fuego de artillería para asaltar objetivos.

Dos días después de las maniobras en Fort Bragg, se llevaron a cabo otras prácticas militares, pero esta vez en los cielos de Nevada: 119 soldados de la 82.ª División Aerotransportada del Ejército se lanzaron en paracaídas desde aviones de carga militares C-17 en la oscuridad de la noche para simular una invasión extranjera.

El jefe del Estado Mayor del Ejército de Estados Unidos, Mark Milley, insiste en que las tropas deben estar totalmente preparadas para una eventual guerra con Corea del Norte, país al que, en un discurso de octubre, tachó de “la mayor amenaza” para la seguridad de su país.

“En pocas palabras, quiero que te prepares para lo que pueda venir, y no hagas ninguna tarea que no contribuya directamente a aumentar la preparación para el combate en tu unidad”, dijo Milley.

En pocas palabras, quiero que te prepares para lo que pueda venir, y no hagas ninguna tarea que no contribuya directamente a aumentar la preparación para el combate en tu unidad”, dijo el jefe del Estado Mayor del Ejército de Estados Unidos, Mark Milley.

 

La movilización de tropas estadounidenses se produce mientras que EE.UU. y Corea del Norte viven una seria crisis por los ensayos nucleares y balísticos de Pyongyang, de una parte, y por las provocaciones de Washington, entre ellas, las maniobras militares cerca de la península de Corea, por otra.

Pyongyang, alarmado por los ejercicios militares de EE.UU., asegura que en 2018 seguirá adelante con su programa nuclear, desarrollando sus capacidades en este ámbito, pese a las amenazas y los embargos internacionales.

ftm/nii/

Comentarios