• El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (izda.), y el líder norcoreano Kim Jong-un.
Publicada: jueves, 4 de enero de 2018 15:34
Actualizada: jueves, 4 de enero de 2018 22:25

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se muestra seguro de que la sorprendente decisión del líder de Corea de Norte de sentarse a la mesa de diálogo con el vecino sureño se debe a que él mostró su músculo militar al país asiático.

En un mensaje emitido hoy jueves en su cuenta en Twitter, el magnate neoyorquino ha recibido también con beneplácito la idea de rebajar las tensiones en la península de Corea a través de conversaciones, un tema que lo ha interpretado como “algo bueno”.

“Con todos los ‘fallidos’ expertos opinando, ¿alguien realmente cree que estos diálogos y conversaciones entre Corea del Sur y Corea del Norte podrían llevarse a cabo si yo no hubiese sido firme, fuerte y determinado para comprometer todo nuestro ‘poder’ contra Corea del Norte?”, ha escrito el mandatario.

Mientras tanto, el comandante de las tropas estadounidenses en Corea del Sur, el general Vincent Brooks, ha advertido de actuar con precaución ante la iniciativa del líder norcoreano, Kim Jong-un.

Con todos los ‘fallidos’ expertos opinando, ¿alguien realmente cree que estos diálogos y conversaciones entre Corea del Sur y Corea del Norte podrían llevarse a cabo si yo no hubiese sido firme, fuerte y determinado para comprometer todo nuestro ‘poder’ contra Corea del Norte?”, opina Donald Trump, presidente de EE.UU.

 

“Podemos estar contentos en términos generales con respecto a los últimos acontecimientos. Pero debemos mantener nuestras expectativas dentro de un nivel apropiado”, ha señalado en una rueda de prensa que ha ofrecido hoy en Seúl (capital surcoreana).

Kim sorprendió el lunes al mundo cuando en su discurso del Año Nuevo manifestó la disposición de Pyongyang a sentarse a la mesa del diálogo con su vecino del sur e incluso enviar una delegación a los Juegos Olímpicos (JJ.OO.), todo con el objetivo de rebajar las tensiones.

En este sentido, ordenó el miércoles abrir una línea telefónica fronteriza que comparte Pyongyang con Corea del Sur para iniciar un diálogo intercoreano un día después de que Seúl propusiera el día 9 de enero  para conversaciones de alto nivel con ‎el vecino norteño.

Aunque el líder norcoreano se ha mostrado dispuesto a normalizar las relaciones bilaterales con Seúl después de pasar un año muy tenso, ha mantenido sus advertencias a EE.UU., diciendo que puede apretar “el botón nuclear que tiene en su despacho” si Washington vuelve a amenazar a su país.

msm/ktg/tmv/hnb

Comentarios