• Lanzamiento de prueba de un misil Minuteman III desarmado en la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg, California, EE.UU., 27 de marzo de 2015.
Publicada: jueves, 23 de noviembre de 2017 3:17
Actualizada: jueves, 23 de noviembre de 2017 7:18

Expertos advierten del peligro que conlleva tener misiles balísticos intercontinentales y aconsejan deshacerse de ellos cuanto antes.

Bruce Blair, un especialista en desarme nuclear de la Universidad de Princeton que, en una ocasión, se desempeñó como oficial de control de lanzamiento de misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés), dice que el presidente norteamericano, Donald Trump, tendría un plazo máximo de 10 minutos para decidir si lanzar los misiles terrestres de Estados Unidos contra Rusia en respuesta a un hipotético ataque con misiles balísticos de Moscú.

El especialista, que considera que sería un caso de “utilizarlos o perderlos”, asegura, según informó el miércoles la agencia británica Reuters, que hay que tomar una decisión cuanto antes, ya que la ubicación de los silos de los misiles estadounidenses es bien conocida, por lo que Rusia podría tratar de derribar los misiles en un primer ataque antes de que pudieran ser utilizados como represalia.

De todas las armas en el arsenal nuclear de los Estados Unidos, los ICBM son los que con más probabilidad podrían provocar una guerra nuclear accidental. Por ello, un número creciente de exfuncionarios de defensa, académicos de estrategia militar y algunos miembros del Congreso han comenzado a pedir la eliminación de los mismos.

 

En caso de un aparente ataque enemigo, la decisión de un presidente de lanzarse debe hacerse tan rápido que no habría tiempo para verificar la amenaza. Esto es sumamente peligroso porque las falsas advertencias pueden surgir de errores humanos, el mal funcionamiento de los satélites de alerta temprana o un hackeo por parte de terceros.

Sin embargo, eso no es todo; una vez lanzados, la generación actual de misiles ICBM estadounidenses, los Minuteman III, no se pueden hacer regresar en caso de error. Esto se debe a que no tienen ningún equipo de comunicación, porque EE.UU. teme que los equipos a bordo sean vulnerables a la interferencia electrónica de un enemigo.

Estos alarmantes informes surgen en medio del pulso nuclear entre EE.UU. y Corea del Norte, avivado por la acalorada guerra de palabras entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, sobre el creciente programa de autodefensa de armas atómicas de Pyongyang. Asimismo, las tensiones nucleares entre Estados Unidos y Rusia también han aumentado.

snr/anz/aaf/tas

Comentarios