• Un niño argentino busca algo de comer entre las basuras.
Publicada: viernes, 15 de marzo de 2019 19:05

Un centro universitario halla que el 27% de los habitantes de Buenos Aires se ha visto obligado a dejar de enviar a sus hijos a estudiar por falta de medios.

El Centro de Estudios Metropolitanos (CEM) argentino ha indagado la inseguridad social que vive la población del segundo cordón del conurbano de Buenos Aires, capital argentina, recoge hoy viernes el diario local Diagonales.

El informe resultante detalla que, entre los residentes en la zona, “un 27 % afirma que su hijo tuvo que dejar de estudiar”. En el resto del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), casi el 60 % considera “cara o impagable la educación privada”, señala el CEM, conformado por varias universidades locales.

El organismo analiza periódicamente las inseguridades laborales, alimentarias y económicas, así como el impacto de las tarifas. En esta oportunidad, entre el 26 de febrero y el 2 de marzo realizó 1523 entrevistas telefónicas en las que midió puntualmente el impacto en la educación de la política económica del Gobierno del presidente Mauricio Macri.

La profundización del malestar económico hace que muchas familias decidan no mandarlos (a sus hijos) a la escuela, o porque no pueden pagar los gastos porque tiene que salir a trabajar”, dijo el director del Centro de Estudios Metropolitanos (CEM) argentino, Matías Barroetaveña, del impacto del deterioro económico en la vida de los bonaerenses.

 

El 20 % de los consultados explicó que había tenido que dejar de mandar a sus hijos a la escuela por dificultades económicas, porque “alguno de sus hijos tuvo que dejar de estudiar para trabajar o porque no podían afrontar costos”. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) esa respuesta alcanza el 15 %, y en el segundo cordón llega al 27 por ciento.

Al respecto, el director del CEM, Matías Barroetaveña, asegura que “la crisis expulsa a chicos y chicas de las escuelas”, y detalla que “la profundización del malestar económico hace que muchas familias decidan no mandarlos a la escuela, o porque no pueden pagar los gastos porque tiene que salir a trabajar”.

Argentina ha sufrido un grave deterioro económico en los últimos años. La Administración de Macri es muy criticada por adoptar medidas conflictivas para zanjar la crisis, entre ellas tarifazos en los servicios básicos y de transporte, despidos masivos y un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Un estudio publicado en diciembre pasado indicó que la pobreza en Argentina subió en 2018 del 28,2 al 33,6 % de la población. En total serían 13,6 millones de personas, 2,2 millones más que en 2017.

ftm/mla/nlr/mkh

Comentarios