• Cartel propagandístico en Ginebra de la iniciativa legislativa suiza Dinero Soberano, que se somete a referéndum el 10 de junio, 24 de mayo de 2018.
Publicada: domingo, 10 de junio de 2018 0:26

La población suiza está convocada a las urnas para votar la iniciativa Dinero Soberano, que pretende nacionalizar la potestad de emitir moneda.

“Nuestros francos suizos deben ser creados únicamente por el Banco Nacional. No es el caso hoy en día, ya que son los grandes bancos como UBS y CS (Credit Suisse) quienes producen la mayor parte, y ello en contra de la voluntad inicial del pueblo”, proclama el manifiesto de la iniciativa, lanzada en 2014 por la Asociación para la Modernización Monetaria.

Tras reunir más de 110 000 firmas, el proyecto se entregó en diciembre de 2015 a la Cancillería Federal del país y, el pasado 31 de enero, las autoridades aprobaron la celebración este domingo de un referéndum vinculante sobre la cuestión, en paralelo a otro para restringir el acceso a juegos de azar por Internet.

De aprobarse la propuesta, los bancos privados no podrían prestar más dinero que el que tengan en depósito, en vez de, como en la actualidad, poder “crear dinero de la nada” al conceder un préstamo. Según los autores de la iniciativa, en la actualidad los bancos privados suizos generan el 90 % del dinero.

Además, los bancos estarían obligados a conservar el 100 % de los depósitos, hasta el punto de poder devolverlos si todos los clientes deciden retirar su dinero al mismo tiempo —en lugar del sistema actual, que mantiene, también mediante creación privada de dinero, acceso a un capital que se ha invertido en otros lugares—.

“Los bancos no tendrán la capacidad de crear dinero por su cuenta, solo podrán prestar el dinero que tienen de los ahorradores o de otros bancos, o incluso, si fuera necesario, el dinero que les prestaría el Banco Nacional Suizo (BNS, nombre del banco central)”, explican los organizadores.

Nuestros francos suizos deben ser creados únicamente por el Banco Nacional. No es el caso hoy en día, ya que son los grandes bancos como UBS y CS (Credit Suisse) quienes producen la mayor parte, y ello en contra de la voluntad inicial del pueblo”, afirman los autores de la iniciativa legislativa suiza Dinero Soberano.

 

Este mecanismo, afirman sus defensores, reduciría el riesgo de colapsos financieros como el de 2008 o peores, riesgo que ha venido incrementándose progresivamente desde la desregulación financiera internacional impulsada en Estados Unidos en 1999, al derogar la ley Glass-Steagall de 1933, que entre otras medidas separaba la banca de depósito de la de inversión en bolsa.

El Gobierno suizo, sin embargo, se opone a la medida —así como el propio BNS, que ha emitido un comunicado en el que afirma que “no hay problemas fundamentales” y que el cambio “conllevaría grandes riesgos”—. “La competencia entre bancos asegura tipos de interés favorables y una alta calidad con bajos costes por el servicio que presta la banca”, sostiene el banco central.

mla/rha/bhr/mkh

Comentarios