• Ceremonia de apertura del primer monumento público del bitcóin en el centro de Kranj, Eslovenia, 13 de marzo de 2018.
Publicada: miércoles, 21 de marzo de 2018 23:43

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. ha vigilado la actividad de los usuarios de criptomonedas en todo el mundo, en especial de los que usan bitcóin, según documentos facilitados por Edward Snowden, exempleado de esta agencia.

Un informe interno de la NSA de marzo de 2013, difundido el martes por el portal estadounidense The Intercept, señala que la agencia estadounidense utilizó el programa Monkeyrocket para “localizar a quienes envían y reciben” bitcoines y monitorear sus comunicaciones y recopilar datos de los ordenadores de estas personas.

Además, una nota de la NSA, con fecha del 29 de marzo de 2013, sugiere que se había recogido información de algunos usuarios como la contraseña, la actividad en Internet, y dirección MAC (un tipo de número de identificación único del dispositivo).

Aunque la NSA también estaba interesada en la vigilancia de otras criptomonedas, el documento develado de esta agencia pone de manifiesto que “el bitcóin era la principal prioridad”.

En este sentido, Matthew Green, profesor auxiliar del Instituto de Seguridad de la Información de la Universidad Johns Hopkins, ha tachado de “perniciosa” la hipótesis de que la NSA “lanzaría una operación completa en el extranjero con engaños”.

Esto alimenta la idea de que EE.UU. es de poca confianza (...) son malas noticias para la privacidad, porque ello significa que además del difícil problema de hacer las transacciones privadas, también hay que asegurar que todas las conexiones de red son seguras”, lamenta Matthew Green, profesor auxiliar del Instituto de Seguridad de la Información de la Universidad Johns Hopkins, tras la revelación de espionaje de la NSA.

“Esto alimenta la idea de que EE.UU. es de poca confianza (...) son malas noticias para la privacidad, porque ello significa que además del difícil problema de hacer las transacciones privadas, también hay que asegurar que todas las conexiones de red son seguras”, lamenta Green.

fmk/ncl/alg

Comentarios