• Canciller iraní, Hosein Amir Abdolahian (dcha.), y su par azerbaiyano, Ceyhun Bayramov, al margen de la reunión de la AGNU, 23 de septiembre de 2021.
Publicada: miércoles, 13 de octubre de 2021 2:56

El canciller de Irán enfatiza que Teherán y Bakú deben evitar malentendidos que puedan afectar sus relaciones y el principio de buena vecindad.

En una conversación telefónica mantenida el martes con su homólogo azerbaiyano, Ceyhun Bayramov, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hosein Amir Abdolahian, insistió en que los dos países deben evitar malentendidos en sus relaciones y consideró apropiado que los dos vecinos continúen sus relaciones en la dirección correcta y creciente.

Haciendo hincapié en la necesidad de mantener el respeto mutuo, la independencia, soberanía e integridad territorial de los países, el canciller persa destacó las buenas y duraderas relaciones que mantienen Azerbaiyán e Irán.

“Teherán y Bakú tienen enemigos y las dos partes no deben dar a los enemigos la oportunidad de interrumpir las relaciones entre los dos países y las preocupaciones deben resolverse a través del diálogo y la cooperación”, remarcó.

Asimismo, hizo referencia a la crisis de los camiones iraníes en la frontera con Azerbaiyán y confió en que el problema del tránsito de estos vehículos se resuelva lo antes posible.

 

Por su parte, Bayramov también destacó las amistosas relaciones de su país con la República Islámica de Irán. “Las relaciones con los países amigos son una prioridad para la República de Azerbaiyán”, enfatizó.

También hizo hincapié en la necesidad de resolver los problemas a través del diálogo y en una atmósfera tranquila y sincera.

En cuanto a los problemas de tránsito de los camones iraníes, el canciller azerbaiyano prometió la plena cooperación para solucionar el tema en cuestión y facilitar el flujo de mercancías iraníes mediante la frontera entre ambos países.

La conversación telefónica se produce en momento en que las relaciones de ambos países no están atravesando por su mejor momento, por los cuestionamientos y señalamientos del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev, quien había reclamado que los camiones iraníes ingresaban de manera “ilegal” y frecuente a Nagorno Karabaj.

La Cancillería iraní recalcó  que Irán no considera “amistosa” la actuación de los guardias fronterizos azerbaiyanos hacia los conductores iraníes, resaltando que Bakú debería observar su proceder con más atención.

El 3 de octubre, el canciller iraní al mencionar el peligro que constituyen la presencia del régimen de Israel y los terroristas en el territorio azerbaiyano, subrayó que las dos partes buscan desestabilizar la región. Al respecto, aseguró que Teherán hará todo lo posible para evitar que este país vecino se convierta en un territorio para Israel y no permitirá que haya un cambio en las fronteras internacionales.

Tras los cuestionamientos de Aliev, las relaciones entre Irán y su vecino del noroeste han experimentado tensiones y, en este contexto, la embajada de Irán en Bakú (capital de Azerbaiyán) fue blanco de un acto violento.

Irán repudió fuertemente el ataque y calificó los comentarios del mandatario azerbaiyano de “sorprendentes”, si bien, destacó que siempre el país persa “respeta la integridad territorial” de los Estados y las fronteras reconocidas internacionalmente.

mep/ncl