• Ministros del Interior de Irán (dcha.) e Irak (izq.) en rueda de prensa tras la ceremonia de reapertura de la frontera de Josravi, 6 de septiembre de 2019.
Publicada: viernes, 6 de septiembre de 2019 13:31

Irán e Irak reabren un cruce fronterizo en el marco de las medidas necesarias para realizar los preparativos de las celebraciones de Arbaín.

Teherán y Bagdad han reabierto este viernes el cruce fronterizo de Josravi en una medida destinada a facilitar el ingreso de peregrinos a la ciudad iraquí de Karbala.

En la ceremonia han participado el ministro iraní del Interior y su homólogo iraquí, Abdolreza Rahmani Fazli y Yasin Taher al-Yaseri, quienes, en una conferencia de prensa posterior al acto, han considerado la reapertura del cruce fronterizo como un punto histórico en las relaciones bilaterales.

Al-Yaseri ha recalcado la disposición de Irak para acomodar a los peregrinos por el Día de Arbaín —los 40 días después del martirio del Imam Husein (la paz sea con él), el tercer Imam de los chiíes—, y asegura que ya se han adoptado las medidas necesarias para las conmemoraciones de ese día.

LEER MÁS: Irán elogia buena acogida de Irak de los peregrinos de Arbaín

Rahmani Fazli, por su parte, se ha manifestado esperanzado en que la reapertura del paso Josravi contribuya a una mejor realización de las celebraciones de Arbaín.

 

Cada año, millones de peregrinos convergen en la ciudad sagrada de Karbala para conmemorar el Día de Arbaín. Según ha informado Rahmani Fazli, para el quinto día de Muharram (el primer mes del calendario islámico de la hégira lunar) más de 50 mil peregrinos iraníes han ido a las santas ciudades iraquíes. El titular persa ha vaticinado la presencia de tres millones de iraníes en la celebraciones de Arbaín.

El funcionario persa ha subrayado la plena disposición de la República Islámica para ofrecer servicios a los peregrinos. “Tras años de seguimiento para esa reapertura, esperamos atestiguar el fácil cruce de peregrinos”, ha dicho.

Ubicado en la provincia iraní de Kermanshah (oeste), Josravi es uno de los varios cruces fronterizos entre Irán e Irak —a 180 kilómetros de Bagdad (capital iraquí)— y es el punto más cercano del país persa a las ciudades iraquíes de Bagdad (capital), Karbala (centro), Kadhimiya y Samarra.

El paso fue cerrado en 2013 por razones de seguridad, pero ha sido reabierto, mientras Irak se ha recuperado de las garras del terrorismo, tras una lucha severa contra la banda takfirí EIIL (Daesh, en árabe).

Durante esa época, el país persa mantuvo su respaldo a su vecino del oeste, como una de sus principales políticas, según destacó anteriormente el ministro de Defensa iraní, el general de brigada Amir Hatami. Las autoridades iraquíes, en reiteradas ocasiones, han alabado el determinante papel que desempeñó Irán para derrotar al terrorismo en el país árabe.

LEER MÁS: ‘Irak nunca olvidará apoyo de Irán en la lucha antiterrorista’

tqi/lvs/hnb