• El comandante de la División Aeroespacial del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de brigada Amir Ali Hayizade.
Publicada: martes, 11 de diciembre de 2018 10:10
Actualizada: martes, 11 de diciembre de 2018 10:59

Un militar iraní de alto rango señala la inquietud de EE.UU. por las pruebas de misiles persas y la atribuye a presiones que sufre Washington.

“Realizamos 40 a 50 pruebas cada año y el hecho de que los estadounidenses reaccionan a algunas de ellas muestra que están bajo presión”, ha dicho este martes el comandante de la División Aeroespacial del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de brigada Amir Ali Hayizade.

Hayizade, asimismo, ha asegurado que la República Islámica seguirá con las pruebas de misiles, entre las cuales, “ese disparo reciente fue un test importante”, ha indicado.

El titular castrense persa, de este modo ha aludido al reciente acto del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, de acusar a la República Islámica de “violar la resolución 2231” del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) al haber probado un misil balístico de alcance medio.

Realizamos 40 a 50 pruebas cada año y el hecho de que los estadounidenses reaccionan a algunas de ellas muestra que están bajo presión”, dice el comandante de la División Aeroespacial del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de brigada Amir Ali Hayizade.

 

Teherán, no obstante, reaccionó a las retóricas de Pompeo, recordando que “ninguna resolución del CSNU prohíbe a Irán probar misiles” y prometió seguir realizando pruebas de misiles ante posibles agresiones y no pedir permiso al respecto a ningún país.

Por otro lado, las autoridades iraníes señalan que Washington es la parte que ha violado la resolución 2231, no solo al salir del acuerdo nuclear —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA por sus siglas en inglés)— sino al instar a otras partes a incumplir sus obligaciones bajo dicho acuerdo.

A este respecto, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif consideró un acto de “hipocresía” que EE.UU. acuse falsamente a Irán de violar una resolución del CSNU que fue violada previamente por Washington.

Irán asegura que el desarrollo de su capacidad militar es su línea roja y se fundamenta en una doctrina defensiva y no representa amenaza alguna para terceros países, en particular para sus vecinos.

En esta misma línea y al informar de la alta capacidad del poder misilístico del país persa, el propio Hayizade dijo ayer lunes que Irán no tiene “restricciones técnicas o contractuales” para aumentar el alcance de sus misiles a más de 2000 kilómetros.

tqi/ktg/nlr/mkh

Comentarios