• Soldados surcoreanos y estadounidenses durante un simulacro conjunto de guerra en Pocheon, Corea del Sur, 26 de abril de 2017. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 8 de agosto de 2021 15:54

Corea del Sur y EE.UU. planean realizar sus previstos ejercicios militares para este mes de agosto, los que Corea del Norte considera una muestra de hostilidad.

Segun ha reportado este domingo la agencia surcoreana de noticias Yonhap, citando a las fuentes gubernamentales, se espera que las fuerzas de Core del Sur y Estados Unidos particpen entre el 16 y el 26 de agosto en un simulacro de puesto de mando (CCPT, por sus siglas en inglés), aunque en esta ocasión su envergadura será menor debido a la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

“Estamos trabajando para organizar el ejercicio según lo planeado, el cual es regular y necesario para una postura de preparación combinada. Hemos mantenido consultas estrechas con EE.UU. sobre el tema”, ha afirmado una fuente del Gobierno al respecto.

Los próximos ejercicios involucrarán “un nivel mínimo de soldados, que será incluso menor que el de marzo, y no se realizarán ejercicios al aire libre”, ha agregado la fuente, para luego señalar que el Ministerio de Defensa surcoreano decidió el viernes extender un plan antivirus para todos los militares involucrados en los entrenamientos hasta el 22 de agosto por la pandemia de COVID-19.

 

Una de las fuentes ha precisado que se prevé que los ejercicios tengan lugar después de un entrenamiento de personal de gestión de crisis de cuatro días, que comenzará el 10 de agosto.

Las maniobras conjuntas entre las fuerzas norteamericanas y surcoreanas, que están enmarcadas en prácticas de rutina, han agravado las tensiones en la península coreana. Pyongyang se opone a tales ejercicios y los califica de hostiles.

En este sentido, las autoridades norcoreanas exigen el fin de las maniobras militares conjuntas Seúl-Washington, alertando que esos juegos de guerra suponen el preludio a una invasión terrestre contra Corea del Norte. Además, Pyongyang deja claro que se reserva el derecho a fortalecer su poderío militar.

mmo/tqi/rba