• Sirus Asgari, profesor de ciencias de los materiales de la Universidad Tecnológica de Sharif en Teherán, la capital persa.
Publicada: viernes, 1 de mayo de 2020 17:54

El Poder Judicial de Irán ha urgido a EE.UU. a liberar de inmediato a Sirus Asgari, científico iraní encarcelado en Luisiana mientras padece el COVID-19.

El científico iraní, de 59 años, sigue encarcelado en una prisión en Luisiana (sureste de EE.UU.), a pesar de haber sido absuelto en un tribunal estadounidense.

El destacado docente de ciencias de los materiales de la Universidad Tecnológica de Sharif en Teherán, la capital persa, ha dado positivo al letal coronavirus estando en la cárcel y ha denunciado no tener acceso a desinfectantes para manos o mascarillas a pesar de sufrir problemas respiratorios graves, según informó el martes el diario británico The Guardian.

Ali Baqeri Kani, secretario del Consejo de Derechos Humanos del Poder Judicial de Irán, ha expresado este viernes la gran preocupación de Teherán por el estado de salud de todos los presos iraníes en Estados Unidos, incluido el profesor Asgari.

Estamos preocupados por las condiciones de salud de todos los iraníes encarcelados en las prisiones estadounidenses; sin embargo, la noticia de la infección del científico iraní ... ha aumentado nuestras preocupaciones”, ha dicho el responsable persa.

 

Al comentar sobre las pésimas condiciones de vida en las cárceles estadounidenses, Baqeri Kani ha explicado que “la enfermedad respiratoria del científico iraní ha hecho que las preocupaciones sobre la salud del Dr. Asgari sean aún más graves”.

En una conversación telefónica con The Guardian, el profesor iraní había denunciado que el centro penitenciario de Alexandria donde está recluido carece de las más básicas condiciones de higiene y salubridad, además de que está sobrepoblado.

El secretario del Consejo de Derechos Humanos del Poder Judicial pidió, por lo tanto, a la cancillería iraní que “acelere sus esfuerzos para liberarlo utilizando todas sus capacidades políticas, diplomáticas y legales”.

Asgari llegó a EE.UU. en 2017 con su esposa y con pasaportes y visas válidos, pero al llegar descubrió que el Gobierno estadounidense lo estaba vigilando bajo acusaciones de violar las sanciones antiraníes de Washington.

Él ha pedido repetidamente su liberación desde marzo, sin embargo, su demanda ha sido rechazada pese a haber sido absuelto en un juicio.

ftm/lvs/nsr/rba