• La corbeta de fabricación taiwanesa, apodada “asesino de portaviones” en su puesta en servicio en la base naval de Suao, 9 de septiembre de 2021. (Foto: AP)
Publicada: viernes, 10 de septiembre de 2021 2:24

La Armada de Taiwán pone en servicio su poderoso buque de combate, llamado “asesino de portaviones”, mientras escalan las tensiones marítimas con China.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, ha supervisado este jueves la puesta en servicio de un nuevo buque de combate naval de fabricación nacional, como parte de medidas adoptadas por la isla para impulsar la capacidad de autodefensa local en medio de las crecientes tensiones con China.

En una ceremonia celebrada en la base naval de Suao, situada en el noreste de la isla, Tsai ha señalado que el buque demuestra que, sin importar las dificultades que surjan en el camino hacia la independencia, de “la defensa nacional”, se puede entre todos superarlas.

La corbeta, bautizada como Ta Jiang y apodada “asesino de portaviones”, fue construida por una empresa taiwanesa, y está diseñada para disponer de capacidades de defensa aérea y transporte de misiles antibuque.

Es la primera de seis corbetas de este tipo que entrarán en servicio de la Marina taiwanesa. Se trata de buques de combate mejorados de la clase Tuo Chiang que están equipados con misiles antiaéreos subsónicos y supersónicos.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, arropada por oficiales de la Armada durante la ceremonia de puesta en servicios de la corbeta, bautizada como Ta Jiang, 9 de septiembre de 2021. (Foto: AP)

 

Además, portan una variedad de armamento que incluye tubos de torpedos y misiles Hsiung Feng III capaces de alcanzar objetivos a distancias de hasta a 400 kilómetros.

Pekín, que considera a Taiwán parte inseparable de su territorio, ve necesarias las patrullas y las maniobras aéreas y navales cerca de la isla para proteger la integridad territorial del gigante asiático en las aguas del mar de la China Meridional, y contrarrestar los esfuerzos separatistas de la isla y la militarización de la zona por Estados Unidos y sus aliados.

El domingo, el Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán informó que dos cazabombarderos Xian JH-7 y dos aviones antisubmarinos Shaanxi Y-8, perteneciente al Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, habían entrado en la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán (ADIZ, por sus siglas en inglés).

En el caso de que se diera un enfrentamiento militar en el estrecho de Taiwán, las corbetas fuertemente armadas son más difíciles de detectar gracias a una nueva tecnología incorporada que les hace muy sigilosas, otorgarán a la Armada taiwanesa la capacidad de lanzar ataques sorpresivas contra buques del gigante asiático, según sostienen varios expertos en tema.

Las autoridades chinas en reiteradas ocasiones han advertido a Taipeí que deje de coludirse con otros actores internacionales en busca de su “autodeterminación”, ya que, será en vano y solo enfrentará la respuesta militar de Pekín.  

krd/ncl/fmk