• El portaviones chino Type 001A durante una ceremonia en el astillero de Dalian en la provincia de Liaoning, 26 de abril de 2017. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 8 de febrero de 2019 18:26
Actualizada: sábado, 9 de febrero de 2019 16:24

China planea construir para el año 2035 seis portaviones, entre ellos cuatro nucleares, en el marco de un plan para igualar su Armada a la de Estados Unidos.

La información la facilitaron el miércoles especialistas chinos familiarizados con el programa al periódico local South China Morning Post, al que también hablaron de un plan para desarrollar nuevos aviones de combate para desplegar ​​en portaviones.

Según los informadores, los portaviones nucleares que el gigante asiático busca construir estarán equipados con un Sistema Electromagnético de Lanzamiento de Aeronaves (EMALS) similar al utilizado en las embarcaciones de EE.UU., capaz de catapultar a las aeronaves con más rapidez.

“El país necesita seguir desarrollándose hasta estar al mismo nivel que Estados Unidos”, afirmó al rotativo Wang Yunfei, experto naval y oficial retirado de la Armada china.

El país necesita seguir desarrollándose hasta estar al mismo nivel que Estados Unidos”, ha dicho Wang Yunfei, experto naval y oficial retirado de la Armada china, al informar del plan de la Armada de China para construir seis portaviones para el año 2035.

 

Wang explicó asimismo que el proyecto se realizará pese a la desaceleración económica del país y a la guerra comercial con Estados Unidos, y que el presupuesto del programa no disminuirá.

En la actualidad, Pekín solo tiene un portaviones operativo, el Liaoning (de la clase Kuznetsov), que compró a Ucrania en 1998 y que entró en servicio en 2012. La Armada china también tiene un portaviones de tipo 001A, que por ahora está en fase de pruebas.

China ha empezado un proceso de modernización de su Ejército y de maniobras navales para contrarrestar una presunta amenaza estadounidense.

Ambos países mantienen tensiones en las aguas del mar del Sur de China. Washington ha enviado varias veces a las proximidades de los islotes controlados por Pekín aviones y embarcaciones de guerra —la última ocasión, el pasado mes de enero—, so pretexto de defender “la libertad de navegación”.

Pekín reaccionó a la última provocación estadounidense desplegando en el noroeste del país su misil balístico DF-26, apodado “asesino de Guam” y capaz de atacar el territorio de esa isla ocupada por EE.UU. o cualquier barco de guerra norteamericano desplegado en el océano Pacífico o el mar de China Meridional.

tqi/mla/mkh/rba

Comentarios