• El presidente de Haití, Jovenel Moïse, en una entrevista con la agencia francesa de noticias AFP.
Publicada: martes, 13 de febrero de 2018 19:10

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, tachó el lunes de “violación extremadamente grave a la dignidad humana” el comportamiento de algunos directivos de la organización humanitaria británica Oxfam involucrados en escándalos sexuales en el país caribeño.

En su cuenta de Twitter, donde hizo el señalamiento, también escribió que “no hay nada más indigno y deshonesto que un predador sexual que utiliza su posición en el marco de la respuesta humanitaria a una catástrofe natural para explotar a las personas necesitadas en sus momentos de gran vulnerabilidad”.

La polémica se destapó el viernes cuando el diario británico The Times informó que en 2010 altos cargos de Oxfam utilizaron dinero de la organización para pagar a prostitutas durante su misión en Haití tras el terremoto que dejó miles de muertos y millones de damnificados.

El ministro de Planificación haitiano, Aviol Fleurant, ha dicho este martes que tiene conocimiento de “que la ONG Oxfam estaría implicada en crímenes sexuales a menores en Haití inmediatamente después del seísmo devastador del 12 de enero de 2010”.

No hay nada más indigno y deshonesto que un predador sexual que utiliza su posición en el marco de la respuesta humanitaria a una catástrofe natural para explotar a las personas necesitadas en sus momentos de gran vulnerabilidad”, denuncia el presidente de Haití,  Jovenel Moïse, sobre el escándalo sexual que involucra a Oxfam. 

“Los dirigentes habrían utilizado los fondos de la organización para este fin. Serían a la vez crímenes sexuales graves y un hecho calificable de ‘crimen contra el desarrollo’, en cuanto al eventual desvío de ayuda externa con fines de actividades ilegales criminales”, ha afirmado.

Además, el Ministerio de Planificación y Cooperación Externa haitiano ha convocado para el próximo jueves a los representantes de la ONG en la isla para que den explicaciones sobre el caso, que ha provocado la dimisión de la directora adjunta de Oxfam, Penny Lawrence.

La dimisión de la funcionaria de Oxfam, sin embargo, no ha aplacado la ira del Reino Unido, cuya secretaria de Desarrollo Internacional, Penny Mordaunt, considera que el caso de Oxfam es una “traición completa tanto de las personas que estaban para ayudar a quienes estaban allí, como de aquellos que fueron enviados para hacer este trabajo”.

Asimismo, Mordaunt adelanta que está considerando si Oxfam debe seguir recibiendo financiación del Gobierno británico, unas ayudas que durante el año fiscal anterior ascendieron a unos 44 millones de dólares.

Este no es el primer escándalo que involucra a organizaciones internacionales en el país caribeño. La Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (MINUSTAH) también enfrentó acusaciones por abuso sexual y prostitución de menores.

ncl/anz/ftn/rba

Commentarios