• Después de Grecia, la crisis económica amenaza a Brasil.
Publicada: martes, 11 de agosto de 2015 13:53
Actualizada: miércoles, 12 de agosto de 2015 5:20

El vicepresidente brasileño, Michel Temer, advierte que el país corre el riesgo de que la crisis se profundice hasta alcanzar una gravedad similar a la de Grecia.

"La pauta del Congreso podría transformar al país en una Grecia", alertó Temer el lunes, al término de una reunión extraordinaria del Gabinete convocada por la presidenta Dilma Rousseff en el Palacio de Alvorada, residencia presidencial.

La pauta del Congreso podría transformar al país en una Grecia", alerta vicepresidente brasileño Michel Temer

De igual manera recordó que el Congreso comenzó a votar una serie de "proyectos bomba" que podrían derribar el programa de ajuste para reencauzar la economía.

Para ello, el también miembro del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), llamó a la unidad nacional y a buscar un dirigente que permita enfrentar la crisis.

El vicepresidente brasileño, Michel Temer.

 

Tal y como informaron medios locales, durante el encuentro, el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, abogó por la necesidad de un voto universal de los congresistas a favor de los proyectos del Ejecutivo con miras a recortar gastos e incrementar la recaudación.

De acuerdo con Levy, hay interés del órgano legislativo de trabajar con el Ejecutivo para diseñar una agenda conjunta a fin de devolver la estabilidad política en el país, implementar medidas de ajuste y reimpulsar la economía.

Otro ministro del Gobierno presente en la reunión que ofreció sus palabras ante los periodistas, era Edinho Silva, ministro de Comunicaciones quien luego de reconocer que en Brasil hay “dificultades”, hizo hincapié en una solución de diálogo para superar los problemas que vive el país suramericano.

“La presidenta es optimista respecto de la capacidad de la economía para responder en un corto tiempo a este momento de dificultades”, agregó.

La larga lista de indicadores macroeconómicos negativos, la devaluación del real y el aletargamiento de la actividad en medio de un tenso ambiente derivado del escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras contribuyeron a reducir la recaudación impositiva y a aumentar el déficit público.

En la misma jornada, las señales de que la crisis económica no da tregua fueron reiteradas por el mercado financiero, que pronosticó una baja del Producto Interior Bruto (PIB) del 1,97 % en 2015, mientras la inflación subirá al 9,32 %.

Por otra parte, legisladores de la oposición en Brasil planean llevar a la presidenta Rousseff a juicio político a raíz del escándalo de Petrobras que salpica de lleno al seno del gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

En tanto, el presidente del Senado brasileño, Renan Calheiros, reiteró que un juicio político contra la presidenta no es una prioridad, y advirtió que los intentos por promover la destitución de la mandataria en el Congreso podrían "poner al país bajo fuego".

La mayoría de las ciudades de Brasil han atestiguado masivas marchas a favor y en contra de la dignataria; su programa de ajuste fiscal y la corrupción que ha sacudido su Administración.

Según las encuestas, Rousseff se ha convertido en la presidenta más impopular de la historia de Brasil, con un 71 % de los ciudadanos que piensa que su gestión es “mala o pésima”.

mpv/ktg/rba/msf

Comentarios