• Miles de brasileños se movilizan a favor de la libertad de Lula
Publicada: jueves, 5 de abril de 2018 0:20
Actualizada: sábado, 7 de abril de 2018 3:02

Mientras el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil está decidiendo sobre el futuro político del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva —acusado de corrupción fiscal—, centenares de brasileños se han congregado en espera de escuchar el fallo judicial.

Bajo el marco del derecho democrático de Lula a ser candidato en las próximas elecciones presidenciales, multitudes de personas se han movilizado este miércoles en Brasil en defensa de la libertad de su candidato predilecto.

Los abogados de Lula presentaron un habeas corpus preventivo, a fin de evitar que este vaya a prisión de cara a las elecciones de octubre, al STF, donde 11 jueces están votando a favor o en contra de la libertad o el encarcelamiento del exmandatario.

Las manifestaciones que tienen lugar desde la noche del martes se concentran en Sao Paulo, Río de Janeiro y en la cuidad capitalina, Brasilia. Los grupos que apoyan a Lula sostienen que este es víctima de una persecución política.

Lo que más perjudica al país es desviarse de los preceptos constitucionales. Cuando las personas comienzan a desviarse de los preceptos constitucionales, cuando creen que pueden crear Derecho a partir de su mente y no a partir de lo que está escrito, sea literal o sistemáticamente, se empieza a desordenar la sociedad”, afirma el presidente de Brasil, Michel Temer.

En reacción al proceso judicial que está en marcha, el presidente de Brasil, Michel Temer, ha advertido la jornada de hoy de las interpretaciones judiciales, a la espera de un fallo clave para Lula.

“Lo que más perjudica al país es desviarse de los preceptos constitucionales. Cuando las personas comienzan a desviarse de los preceptos constitucionales, cuando creen que pueden crear Derecho a partir de su mente y no a partir de lo que está escrito, sea literal o sistemáticamente, se empieza a desordenar la sociedad”, ha sostenido.

En 2016, el exmandatario brasileño fue condenado por el juez federal Sergio Moro, encargado en segunda instancia, a 12 años de cárcel por supuesta corrupción asociada al caso Lava Jato y por recibir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de facilitarle contratos. Lula ha apelado la condena e interpuesto recursos, aduciendo que sufre una persecución judicial para impedir su vuelta a la Presidencia de Brasil.

Si el recurso de habeas corpus es aceptado, el líder sindical y expresidente podrá permanecer en libertad mientras se llevan a adelante las últimas apelaciones, pero de no ser así, será encarcelado.

mpm/anz/fmk/hnb

Comentarios