• Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.
Publicada: jueves, 7 de abril de 2016 0:41
Actualizada: lunes, 18 de abril de 2016 5:28

La comisión de la Cámara de Diputados de Brasil sobre el juicio político contra la presidenta del país afirma que Dilma Rousseff debe someter a un impeachment por maquillaje de las cuentas públicas.

El diputado Jovair Arantes, relator de dicha comisión, se ha mostrado a favor de la "admisibilidad jurídica y política de la acusación y por la consecuente autorización para la instauración, por el Senado Federal, del proceso por crimen de responsabilidad" de la mandataria, según un informe emitido este miércoles por la Cámara.

Según el texto de 188 páginas, que ha sido leído ante la comisión, la denuncia une todas las “condiciones jurídicas y políticas” para la admisión de la demanda.

El relator de la comisión de juicio político (impeachment) de la Cámara de Diputados de Brasil, Jovair Arantes, habla en el Congreso Nacional de Brasil (CNB). 6 de abril de 2016

 

Asimismo, luego de explicar que el alcance de las violaciones practicadas por Rousseff ha resultado en un grave desvío de sus funciones y dañado los intereses de la nación, ha dicho que tales actos justifican la apertura de un juicio político (impeachment) contra la dignataria.

Al respecto, las fuentes locales han informado que la sesión se inició con increpaciones entre diputados y luego los seguidores de la presidenta han denunciado una tentativa de "golpe de Estado".

Los 65 miembros titulares de la comisión podrán modificar el informe hasta el lunes próximo, cuando procedan a votarlo.

Además, este informe necesita ser aprobado por el pleno de la Cámara de Diputados, prescindiendo la decisión final de la comisión.

La oposición, con el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, a la cabeza, acusa a Rousseff de haber ordenado el maquillaje de las cuentas públicas en 2014 para reducir el impacto de la desaceleración económica y asegurarse la reelección.

Una y otra vez, Rousseff ha cuestionado la legalidad del juicio político abierto en su contra. El 25 de marzo, argumentó que un impeachment que carece de base legal constituye un golpe de Estado y ratificó que recurrirá a todas las medidas legales para frenarlo.

Una moción de impeachment tiene que contar con el apoyo de un mínimo de 342 de los 513 miembros de la Cámara (dos tercios), para pasar al Senado. Si la referida comisión aprueba someter a la mandataria a juicio, está tendría que abandonar la Presidencia en mayo, pese a que su gestión cuenta con apoyo ciudadano.

fdd/ncl/hnb

Comentarios