• El presidente boliviano, Evo Morales, durante una rueda de prensa en el Palacio de Gobierno, 15 de septiembre de 2015.
Publicada: martes, 15 de septiembre de 2015 18:24
Actualizada: miércoles, 16 de septiembre de 2015 4:47

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha tildado de “acción política” el informe de EE.UU. que acusó a La Paz de “no cumplir” con sus compromisos en la lucha antidroga.

Siento que es una acción política que ejerce el departamento de Estado de EE.UU., los medios de comunicación dicen que Venezuela y Bolivia no cumplen pero que nos digan qué no hemos cumplido”, ha manifestado este martes Morales.

Siento que es una acción política que ejerce el departamento de Estado de EE.UU., los medios de comunicación dicen que Venezuela y Bolivia no cumplen pero que nos digan qué no hemos cumplido”, indicó el presidente boliviano, Evo Morales.

El mandatario ha respondido así a un informe de Washington sobre países productores o de tránsito de drogas que “afecta significativamente a EE.UU”.

La nota acusó a Bolivia, junto a Venezuela y Myanmar (Birmania) de fallar, “de manera demostrable”, en el cumplimiento de sus compromisos en la lucha contra el narcotráfico durante los últimos 12 meses.

El dignatario boliviano ha considerado que la lucha antidroga de EE.UU. es un “rotundo fracaso en el mundo”, y que se lleva a cabo “con fines netamente geopolíticos” y, como prueba, ha hecho mención al apoyo de EE.UU. al Gobierno colombiano en su lucha antidroga.

“En Colombia ha crecido en 44 % los cultivos de coca con tanta plata, con tantas bases militares, con tantos de la DEA (Agencia Antidroga de EE.UU.). En 2013 tenían 48.000 hectáreas ahora han subido a 69.000 hectáreas de cultivos de coca”, ha remarcado.

Además ha insistido en que la producción de hoja de coca, la materia prima para la fabricación de la cocaína, es para consumo tradicional en el país, mayoritariamente indígena.

Campesinos indígenas bolivianos cultivadores de hoja de coca.

 

Morales, que en reiteradas veces ha cuestionado el combate del narcotráfico de EE.UU.como una cortina de humo para justificar la invasión de otros países, expulsó en 2008 a la DEA tras demostrarse que los funcionarios estadounidenses estaban involucrados en las estrategias y complots políticos de la oposición contra su Gobierno. A partir de ese año, La Paz emprendió su propia política antidroga. 

También en marzo, el Gobierno de Bolivia rechazó el informe antidroga de Estados Unidos que acusó al país andino de no haber trabajado lo suficiente para combatir la corrupción asociada al narcotráfico.

mjs/anz/mrk