• El depuesto presidente de Bolivia, Evo Morales, durante una conferencia de prensa en Buenos Aires, Argentina, 19 de diciembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 28 de diciembre de 2019 6:04

En una clara vulneración de la soberanía de Argentina, EE.UU. pide al país austral impedir que el depuesto presidente de Bolivia, Evo Morales, haga política.

El personal de la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, capital argentina, se reunió el viernes con el canciller de Argentina, Felipe Solá, para expresar el descontento de Washington con las actividades políticas que el mandatario depuesto de Bolivia hace en este país.

La delegación norteamericana denunció, concretamente, una cita que el líder indígena tiene previsto el domingo en Buenos Aires con los dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS), partido que encabeza, para elegir a los posibles candidatos para las próximas elecciones presidenciales que el gobierno de facto de Bolivia ha anunciado, aún sin determinar la fecha exacta.

Los estadounidenses pidieron al Gobierno del nuevo presidente argentino Alberto Fernández que no permitiera que Morales “abuse de su estatus” de refugiado que le ha otorgado.

 

Tras dicha advertencia, alegaron ante los medios de comunicación que pretendían “un comportamiento de buen vecino” por parte de Argentina.

En reacción a dicha acción injerencista, la Cancillería del país suramericano declaró que Buenos Aires no contestará la petición de la embajada de EE.UU. y aseguró que no obstaculizará las actividades políticas de Morales en este país.

Evo Morales, que tiene estatus de refugiado en Argentina, renunció el 10 de noviembre a la Presidencia de Bolivia, después de que la oposición desconociera su reelección en las elecciones del 20 de octubre.

Enseguida, se estableció un gobierno de facto, lo que desencadenó masivas protestas por los partidarios de Morales que exigen el regreso del presidente indígena, la retirada de la presidenta autoproclamada Jeanine Áñez y, también, unas elecciones generales.

El exmandatario ha denunciado que el golpe de Estado en su contra fue orquestado desde Estados Unidos y que los golpistas no cumplieron con la Constitución al nombrar a Áñez como presidenta interina.

Morales, como jefe de campaña electoral de su partido, hace política desde Argentina y asegura que el MAS ganará las próximas elecciones y él volverá a Bolivia.

msm/ktg/hnb