• Yemeníes observan el lugar del impacto de una bomba lanzada por los aviones de Arabia Saudí en la capital de Yemen, Saná, el 8 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 1 de diciembre de 2019 11:14

Amnistía Internacional apela a los miembros del G20 para que dejen de ser cómplices de Arabia Saudí a través de la venta de armas que usará en la agresión a Yemen.

“Los Estados miembros del G20 que se benefician del comercio de armas con Arabia Saudí, entre ellos Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, deben considerar hasta qué punto son cómplices de las violaciones que comete Arabia Saudí en casos como la guerra de Yemen”, así reza un comunicado de Amnistía Internacional (AI), emitido este domingo.

El llamado de la oenegé a los países occidentales para reconsiderar su postura de apoyo incondicional al reino árabe, cuyas autoridades menosprecian todo lo relacionado con los derechos humanos tanto si es en el interior del país como si es en su agresión a su vecino sureño, Yemen, llega justo en momentos en que Arabia Saudí asume (hoy domingo) la Presidencia del Grupo de los 20 con un programa en el que, dice, dará prioridad a la mujer, la juventud y el medio ambiente.

Desde marzo de 2015, Arabia Saudí y sus aliados llevan a cabo una campaña militar contra Yemen en un intento fallido por restaurar en el poder al fugitivo expresidente yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi y hacer frente a Ansarolá.

Ante tal hecho, AI insta en su misiva a los miembros del G20 a presionar a las autoridades saudíes para que pongan fin a su patrón de escandalosas violaciones de derechos humanos.

Los Estados miembros del G20 que se benefician del comercio de armas con Arabia Saudí, entre ellos Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, deben considerar hasta qué punto son cómplices de las violaciones que comete Arabia Saudí en casos como la guerra de Yemen”, así reza un comunicado de Amnistía Internacional.

El documento precisa también que las principales defensoras de los derechos de las mujeres en Arabia Saudí están siendo juzgadas desde marzo de 2019 y que las autoridades saudíes “siguen deteniendo sin cargos a decenas de personas por su expresión pacífica o su apoyo a las reformas”.

En otra parte del mismo, se hace referencia al caso del periodista disidente saudí Jamal Khashoggi, asesinado y descuartizado en el consulado del reino árabe en Estambul (Turquía) en 2018, recordando que hasta la fecha de hoy aún “no ha habido depuración de responsabilidades”.

En cuanto a las ejecuciones sumarias de opositores políticos, Amnistía Internacional recalca que las autoridades de la monarquía saudí llevaron a cabo una ejecución masiva de 37 hombres en abril de 2019, sin que mayoría de estos pudiera tener un juicio justo.

Al menos 15 de los ejecutados dijeron al tribunal que sus confesiones habían sido extraídas mediante tortura, pero los jueces no permitieron investigar sus denuncias, revela la oenegé.

krd/ctl/msf

Comentarios