• Combatientes del movimiento popular yemení Ansarolá congregados en una localidad en Saná.
Publicada: domingo, 17 de marzo de 2019 23:56
Actualizada: lunes, 18 de marzo de 2019 3:14

Las fuerzas yemeníes matan a unos 40 soldados saudíes y mercenarios sudaneses en dos ofensivas lanzadas en la región fronteriza del suroeste del reino árabe.

“11 militares saudíes y 26 mercenarios sudaneses murieron en dos operaciones separadas de las unidades del Ejército y del movimiento popular Ansarolá en las provincias de Najran y Jizan”, ha informado este domingo el portavoz de las Fuerzas Armadas yemeníes, el general Yahya Sari.

Las fuerzas yemeníes atacaron posiciones militares saudíes luego de rastrear los movimientos de los enemigos para recopilar información de inteligencia, ha precisado el general Sari.

Agregó que los milicianos pagados por el régimen de Riad sufrieron grandes pérdidas cuando los soldados del Ejército yemení y combatientes aliados de los Comités Populares repelieron sus ataques en algunas partes de las provincias de Al-Hudaydah, oeste de Yemen, y la región saudí de Al-Rabua.

En el marco de las ofensivas en represalia por la campaña militar saudí, Ansarolá lanzó el mismo domingo tres misiles balísticos Zelzal-1 contra objetivos militares en tres localidades en la región de Asir, en el suroeste del reino árabe, reporta la cadena de televisión yemení Al Masirah.

11 militares saudíes y 26 mercenarios sudaneses resultaron muertos en dos operaciones separadas de las unidades del Ejército y del movimiento popular Ansarolá en las provincias de Najran y Jizan”, dijo el portavoz de las Fuerzas Armadas yemeníes, el general Yahya Sari.

 

El general Sari advirtió el sábado de que las unidades de Ansarolá tienen señalados “otros 300 objetivos saudíes que pueden ser atacados con armas apropiadas, si el liderazgo lo decide”. “Tenemos sistemas de misiles balísticos capaces de golpear sus objetivos con precisión sin verse desafiados por los sistemas de defensa del enemigo”, indicó.

Se cumplen ya cuatro años de la campaña militar que lanzó Arabia Saudí y sus aliados contra Yemen, con el apoyo de EE.UU. y con miras a restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi, un estrecho aliado de Riad que apoya la intervención militar en su país.

En concreto, la guerra dirigida por Riad ha dejado más de 60 000 civiles muertos, de acuerdo a Datos sobre Localización y Acontecimientos de Conflictos Armados (Acled, por sus siglas en inglés), además de haber devastado la infraestructura de numerosos hospitales, escuelas y fábricas. Yemen, según la organización de las Naciones Unidas (ONU), actualmente enfrenta la peor hambruna del último siglo.

mjs/ncl/fdd/mkh

Comentarios