• Una madre yemení sostiene en los brazos a su hijo de 5 años, que padece una desnutrición grave, en Al-Hudayda, 22 de noviembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 1 de enero de 2019 15:12
Actualizada: martes, 1 de enero de 2019 18:32

Un alto miembro del movimiento popular Ansarolá dice que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) envió alimentos ‘en mal estado’ al pueblo yemení.

En un comunicado hecho público este martes, el presidente del Comité Supremo Revolucionario de Yemen, Muhamad Ali al-Houthi, ha denunciado la forma en la que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU envía ayuda humanitaria y ha acusado al ente internacional de mandar “alimentos en mal estado”.

Al-Houthi también ha repudiado las acusaciones del PMA, según las cuales, buena parte de la ayuda humanitaria enviada a los habitantes de Saná, la capital de Yemen, habría sido desviada por una organización controlada por Ansarolá y nunca habría llegado a su destino.

En este sentido, el PMA amenazó el lunes con dejar de colaborar con Ansarolá si persiste este “comportamiento criminal”.

El presidente del Comité Supremo Revolucionario de Yemen ha afirmado que el PMA intenta eludir su responsabilidad en lo que a la hambruna en Yemen se refiere. “El PMA es completamente responsable de las cantidades y de la calidad de los alimentos enviados”, ha agregado al respecto.

 

Al-Houthi ha solicitado que se lleve a cabo una investigación independiente, además de exigirle al PMA que aporte pruebas que justifiquen sus imputaciones.

Un informe publicado el pasado 11 de diciembre por el proyecto Datos sobre Localización y Acontecimientos de Conflictos Armados (Acled, por sus siglas en inglés) precisa que la agresión iniciada en marzo de 2015 por Arabia Saudí y sus aliados contra el país más pobre del mundo árabe ha dejado más de 60 000 civiles muertos.

Pese a un acuerdo suscrito el 13 de diciembre en Estocolmo, capital de Suecia, para solventar el conflicto entre Yemen y Arabia Saudí y sus mercenarios, Riad ha violado 801 veces la tregua declarada en la ciudad de Al-Hudayda, en el oeste de Yemen, una zona aquejada por una grave crisis humanitaria.

snz/anz/ftn/rba

Comentarios