• Portaaviones USS George Washington, perteneciente a la Armada de EE.UU.
Publicada: sábado, 21 de noviembre de 2015 16:12

El Parlasur rechaza las provocaciones e injerencias de EE.UU. en América del Sur, en este caso con el traslado del portaaviones nuclear USS George Washington a las inmediaciones de las aguas de Venezuela.

El presidente de la Comisión de Defensa y Seguridad de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, William Fariñas, afirmó el viernes que el Parlamento del Mercado Común del Sur (Parlasur), en rechazo a las políticas injerencistas y provocadoras del Gobierno estadounidense en el subcontinente, emitirá un comunicado en apoyo a la paz y la seguridad en la zona.  

Todos los procedimientos de amenazas de injerencia, incluyendo esta grave denuncia de espionaje indica el ánimo que tiene el imperio como potencia en su proceso de hegemonía y de control de los recursos energéticos nuestros, y coloca a Venezuela en el ojo del huracán”, adujo William Fariñas, presidente de la Comisión de Defensa y Seguridad de la Asamblea Nacional de Venezuela.

“Se cierne la amenaza sobre el continente americano por parte de la prepotencia de Estados Unidos, por tener el control de las reservas mundiales de petróleo que están en esta área del planeta, que tiene que ver directamente con Venezuela”, reiteró el diputado venezolano.

En sus declaraciones, hechas en el seminario ‘La Defensa Común de las Constituciones Nacionales de los Estados del Mercado Común del Sur (Mercosur)’, advirtió de la presencia del portaaviones nuclear USS George Washington en las cercanías de las aguas de Venezuela, en el marco de la gira Mares del Sur 2015 que la Armada de EE.UU. lleva a cabo por Panamá, Colombia, Chile, Brasil y Argentina.

La sede del Parlamento del Mercado Común del Sur (Parlasur) en Montevideo, capital uruguaya.

 

“Es grave el traslado de esta gran maquinaria de guerra como lo es este portaaviones insigne del imperio, el George Washington, que ha navegado el Pacífico y está por áreas del Atlántico y cerca de nuestras aguas venezolanas”, denunció Fariñas.

De igual forma, hizo referencia al espionaje que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) ha practicado durante casi 10 años a la petrolera estatal venezolana PDVSA, incluido al personal de alto rango, tachándolo de un intento para dominar los recursos energéticos del territorio de Venezuela.

“Todos los procedimientos de amenazas de injerencia, incluyendo esta grave denuncia de espionaje indica el ánimo que tiene el imperio como potencia en su proceso de hegemonía y de control de los recursos energéticos nuestros, y coloca a Venezuela en el ojo del huracán”, concluyó.

William Fariñas, presidente de la Comisión de Defensa y Seguridad de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela.

 

Según documentos desvelados por el excontratista de la NSA Edward Snowden y publicados el miércoles por la agencia de noticias venezolana TeleSUR, las agencias de inteligencia NSA y la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés), en colaboración con la embajada norteamericana en Caracas, capital venezolana, espiaron durante casi 10 años los datos secretos de la empresa estatal venezolana PDVSA.

El documento fechado en marzo de 2011 con la etiqueta “ultra secreto” habría sido redactado por un analista de la NSA, y detalla que el espía penetró la red interna de PDVSA en algún momento a fines de 2010. Y como muestra uno de los documentos, gracias a este espionaje se conoció que “PDVSA es el corazón económico de Venezuela”.

Las injerencias de Washington en el país sudamericano, según afirman las autoridades venezolanas, se han multiplicado de cara a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, y Caracas considera que la Casa Blanca pretende incitar a la violencia en Venezuela y socavar los comicios, con la ayuda de la oposición.

msm/nii/

Comentarios