• El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habla en la reunión del grupo parlamentario de su partido AKP, Ankara, 14 de octubre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 14 de octubre de 2020 23:02

Turquía amenaza con dar a Grecia la “respuesta que se merece” sobre la disputa por las vastas reservas de gas natural y petróleo en este del mar Mediterráneo.

Continuaremos dando a Grecia y la parte griega de Chipre la respuesta que se merecen por no haber cumplido la palabra que dieron en las negociaciones de las plataformas de la Unión Europea [UE] y la OTAN [Organización del Tratado del Atlántico Norte]”, ha prometido este miércoles el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en un discurso pronunciado ante el Parlamento.

Pese a que Erdogan no ha especificado cuáles eran las promesas a las que ha hecho alusión en su alocución, varios funcionarios turcos han estado acusando a los funcionarios griegos de participar en una serie de “provocaciones” a pesar de los esfuerzos por reactivar las llamadas conversaciones exploratorias entre los vecinos, que tenían por meta resolver las disputas energéticas en el Mediterráneo.

Durante su disertación, el mandatario turco también ha rechazado las críticas internacionales a la decisión de Turquía de abrir la playa de Varosha, en el norte de Chipre, que ha estado sellada durante 46 años por ser zona militar.

“La región vallada de Varosha pertenece a los turcos del norte de Chipre. Esto debería conocerse como tal”, ha enfatizado.

 

Las tensiones en el Mediterráneo se han intensificado después de que Ankara enviara el 10 de agosto un buque de inspección, el Oruc Reis, escoltado por buques de guerra, para realizar una exploración sísmica en un área sobre la que Grecia y Turquía reclaman soberanía y jurisdicción.

No obstante, el este del Mediterráneo preocupa, además, a la comunidad internacional, no solo por las tensiones entre Grecia y Turquía, sino también por el hecho de que basta mirar el mapa para ver que involucra, de igual modo, a países con conflictos tan enmarañados como devastadores.

Un informe del Servicio Geológico de EE.UU. estimó en 2010 la existencia de más de tres billones de metros cúbicos de gas y 1700 millones de barriles de petróleo en las costas de Chipre, Israel, la Franja de Gaza, Siria y El Líbano.

mkh/anz/mjs