• Buque de perforación Yavuz que Turquía ha desplegado en el Mediterráneo oriental para buscar gas y petróleo en las aguas, 20 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 10 de julio de 2019 10:40

Turquía, desafiando a EE.UU. y la Unión Europea (UE), asevera que no detendrá las prospecciones de petróleo y gas frente a la costa de la isla de Chipre.

El Ministerio de Exteriores de Turquía hace oídos sordos a las denuncias del bloque comunitario que amenazó el lunes con sanciones a Ankara si este no cesa las obras “ilegales” de perforación que está llevando a cabo en la región del mediterráneo oriental.

LEER MÁS: Posible suspensión de las negociaciones entre Turquía y la UE

“Rechazamos el comunicado del Ministerio griego de Exteriores y de la UE que consideran que nuestro país realiza actividades ilegales”, ha afirmado la Cancillería turca en una nota en la cual insiste en que dichas actividades son “legales y legítimas”.

Las acciones de Turquía han provocado también la reacción de Estados Unidos que advirtió el martes de la escalada de la tensión en la región.

LEER MÁS: Chipre ya se ha convertido en una potencia energética en Europa

“Pedimos a las autoridades turcas que acaben con estas operaciones e instamos a todas las partes a actuar con contención y evitar actos que impliquen un incremento de la tensión”, indicó el Departamento de Estado estadounidense en un comunicado.

El Gobierno de Chipre, por su parte, ve la maniobra turca cerca de sus fronteras como una clara violación de sus derechos de soberanía.

Rechazamos el comunicado del Ministerio griego de Exteriores y de la UE, que consideran que nuestro país realiza actividades ilegales”, ha comunicado la Cancillería truca en reacción a las amenazas de Unión Europea por las obras perforación que está llevando a cabo en la región del mediterráneo oriental.

 

Turquía desplegó a finales de junio su segundo barco, llamado Yavuz, en las aguas del mar Mediterráneo para buscar los recursos naturales en la plataforma de Chipre.

Competencia por la energía 

La isla mediterránea está dividida en una parte griega y otra turca desde que Ankara la invadiera en 1974. La República de Chipre que solo ejerce su autoridad en los dos tercios del sur de la isla, comenzó en julio de 2017 las exploraciones de gas a través de la empresa francesa Total en una zona conocida como bloque 11, que limita con un área denominada Afrodita, cuyas reservas de gas estimadas son de 127 400 millones de metros cúbicos.

Israel, Chipre y Grecia están planeando construir, además, a principios de la próxima década, un gasoducto para enviar gas a Europa, en particular a Grecia y probablemente a Italia. 

Sin embargo, las prospecciones promovidas por Chipre provocan un fuerte rechazo por parte de Turquía, el único país que reconoce la República Turca del Norte de Chipre.

LEER MÁS: Manifestantes chipriotas exigen la reunificación de Chipre

Según Ankara, la República de Chipre no tiene derecho a extraer minerales de manera unilateral y debe compartir los beneficios de la explotación de hidrocarburos con el norte de Chipre —bajo control turco—. 

msm/ncl/krd/mkh