• El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habla durante una reunión parlamentaria del partido AKP en Ankara, 30 de octubre de 2018. (Foto: AFP).
Publicada: viernes, 2 de noviembre de 2018 21:26

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirma que autoridades de alto nivel de Arabia Saudí ordenaron el asesinato del periodista crítico, Jamal Khashoggi.

“Los autores (de la muerte de Khashoggi) están entre los 18 sospechosos detenidos en Arabia Saudí. También sabemos que esos individuos vinieron (a Turquía) para llevar a cabo sus órdenes: maten a Khashoggi y váyanse. Finalmente, sabemos que la orden de matar a Khashoggi vino de los niveles más altos del gobierno saudí”, ha declarado este viernes el mandatario turco.

Sin embargo, Erdogan —en su columna de opinión publicada por el diario estadounidense The Washington Post—, ha eximido al rey saudí Salman bin Abdulaziz Al Saud de cualquier responsabilidad en el caso del periodista. “No creo ni por un segundo que el rey Salman ordenara el ataque contra Khashoggi”, ha enfatizado.

No obstante, Recep Tayyip Erdogan ha subrayado que las estrechas relaciones que mantienen Riad y Ankara no significan que Turquía “haga la vista gorda” ante el macabro asesinato del periodista saudí.

Ha añadido que “si este crimen hubiera tenido lugar en EE.UU. o en cualquier otro lugar, las autoridades de esos países habrían llegado al fondo de lo sucedido”, de hecho, sería imposible para Turquía actuar de otra manera.

Los autores (de la muerte del periodista Jamal Khashoggi) están entre los 18 sospechosos detenidos en Arabia Saudí. También sabemos que esos individuos vinieron (a Turquía) para llevar a cabo sus órdenes: maten a Khashoggi y váyanse. Finalmente, sabemos que la orden de matar a Khashoggi vino de los niveles más altos del gobierno saudí”, ha declarado el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

 

El mandatario turco asimismo ha indicado que la postura severa de su país respecto el asesinato de Khashoggi responde a la imperiosa necesidad de evitar la realización de este tipo de crímenes en el territorio de un aliado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). “Si alguien decide ignorar esa advertencia, enfrentará severas consecuencias”, ha alertado.

Los saudíes, en un principio, negaban cualquier implicación en la desaparición del periodista, pero tras la fuerte presión internacional la Fiscalía saudí confirmó el pasado 2 de octubre la muerte de Khashoggi, y días después anunció que el asesinato del periodista fue premeditado.

Los grupos pro derechos humanos esperan que el caso Khashoggi sea la gota que colme la paciencia del mundo ante la impunidad del príncipe heredero saudí, Muhamad Bin Salman, quien se hizo célebre por sus políticas erróneas en la región, en las que se destacan la agresión saudí a Yemen (2015) y el “secuestro” el mismo año del premier libanés, Saad Hariri.

Pese a que el caso de Khashoggi fue criticado por la mayoría de los países e entidades internacionales, este viernes, y en su primera alocución sobre el asesinato de Jamal Khashoggi, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, defiende al régimen de Riad e insta a preservar la estabilidad en Arabia Saudí.

mkh/lvs/myd/mjs