• El general sudanés Abdel Fatah al-Burhan, el líder del golpe de Estado, saluda a los partidarios en un mitin en Jartum. (Foto: AP)
Publicada: martes, 2 de noviembre de 2021 7:37

Una comitiva israelí realizó una visita secreta a Sudán y se reunió con líderes militares involucrados en el reciente golpe de Estado en el país africano.

La visita fue informada por primera vez el lunes por el sitio web de noticias sudanés Al-Sudani, si bien no especificó la naturaleza o el propósito de la visita ni las fechas específicas en las que ocurrió. Al mismo tiempo, fuentes diplomáticas israelíes dicen que no tienen información sobre dicho viaje.

La delegación, que probablemente incluía a representantes del servicio de inteligencia israelí (Mossad), se reunió con Abdel Rahim Hamdan Dagalo, un general prominente de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF, por sus siglas en inglés), un contingente paramilitar que participó en el golpe de Estado ejecutado el mes pasado, informó el lunes, a su vez, el portal israelí Walla News.

Hamdan Dagalo había formado parte de una delegación militar sudanesa que visitó los territorios ocupados por Israel varias semanas antes y se reunió con miembros del consejo de seguridad y otros funcionarios de la oficina del primer ministro israelí, Naftali Bennett.

 

Si bien gran parte del mundo occidental ha condenado el golpe de Estado del 25 de octubre en Sudán, liderado por el comandante en jefe del Ejército sudanés, Abdel Fatah al-Burhan, el régimen israelí ha mantenido un notable silencio.

Israel es acusado de estar involucrado en los recientes eventos en el país africano. El primero en expresar su apoyo a los golpistas fue precisamente Israel. Un “alto cargo” citado por el diario Israel Hayom, con estrechos vínculos con el gabinete de Bennett, escogió ese periódico para dar inmediatamente el visto bueno al general Al-Burhan, antes incluso de que hubiera reacciones oficiales en el resto del mundo.

Al-Burhan se ha reunido en más de una ocasión con responsables israelíes en público y probablemente en privado. El golpe militar se produce mientras los israelíes no estaban plenamente satisfechos con el curso de la anterior política sudanesa, ya que después del reconocimiento de Israel a finales de 2020, Jartum no había dado ningún paso adelante en relación con la normalización y ni siquiera había intercambiado embajadores con el régimen de ocupación de Tel Aviv.

Algunos analistas y expertos creen que el golpe militar se ha ejecutado con el conocimiento, y hasta bajo las directrices y cooperación, de algunos regímenes regionales que apoyan a Al-Burhan. Además del régimen israelí, los diarios estadounidenses The Washington Post y The New York Times han señalado a otros países como los impulsores del mismo, con referencia explícita a Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

tmv/ncl/ftn/fmk