• Foto de un lobo capturada en un recinto protegido, Verden an der Aller, norte de Alemania, 27 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 13 de agosto de 2019 13:23
Actualizada: martes, 13 de agosto de 2019 16:36

El Gobierno del presidente de EE.UU., Donald Trump, registra una nueva polémica ambiental, al reautorizar el uso de “bombas de cianuro” para matar a animales.

La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) ha aprobado el uso de dispositivos para envenenar y asesinar animales salvajes y los agentes de Wildlife Services, una agencia federal del Departamento de Agricultura de EE UU., se encargan de colocar esas horribles trampas, según han recogido recientemente los medios de comunicación.

Los dispositivos M-44 o M-44s están diseñados para atraer a animales, como coyotes o zorros, mediante un cebo (que desprende olor a alimentos) y proyectar sobre ellos una dosis mortal de substancias tóxicas como el cianuro, motivo por el cual son conocidos también como “bombas de cianuro”.

Sin embargo, las víctimas de las llamadas bombas de cianuro también podrían ser entre animales no objetivo como mascotas o incluso seres humanos. La decisión, calificada de provisional, se revisará en 2021.

Wildlife Services exterminó en 2018, 1,5 millones de animales como castores, osos, lobos, patos o búhos. De ellos, apenas 6500 fueron matados con el método del cianuro, que este año ha vuelto a ser aprobado por las autoridades estadounidenses a pesar de las críticas en los últimos tiempos.

Dispositivo M-44 con un cebo en la parte superior y un lanzador de veneno en la base, que se dispara cuando el animal olfatea o muerde el cebo.

 

En 2017, la cifra se elevó a 13 232 animales, más de 200 de los cuales fueron animales no objetivo, incluidos mapaches, zarigüeyas e incluso un oso. Las entidades conservacionistas especializadas en este ámbito consideran que la cifra real de muertes provocadas por las bombas de cianuro podría ser muy superiores a las reconocidas oficialmente.

ask/krd/rba

Comentarios