• El Consejo Europeo alerta del aumento del número de refugiados que tratan de llegar a Europa cruzando el mar Mediterráneo.
Publicada: miércoles, 13 de abril de 2016 10:40

El Consejo europeo ha alertado del aumento del número de refugiados que tratan de llegar a Europa cruzando el mar Mediterráneo, tras el cierre de la ruta de los Balcanes.

"En los Balcanes actuamos demasiado tarde y hubo que cerrar fronteras interiores, por eso es necesario cooperar con Italia y Malta, para evitar que este escenario se repita", ha indicado este miércoles el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, durante una intervención ante el pleno del Parlamento Europeo, en la que ha justificado el acuerdo alcanzado entre la Unión Europea (UE) y Ankara para deportar a Turquía a todos los inmigrantes y demandantes de asilo llegados a Grecia.

En los Balcanes actuamos demasiado tarde y hubo que cerrar fronteras interiores, por eso es necesario cooperar con Italia y Malta, para evitar que este escenario se repita", ha indicado este miércoles el presidente del Consejo europeo, el polaco Donald Tusk.

Tusk ha querido así recalcar que la ruta de los Balcanes "no es la única" y que otros países en el Mediterráneo necesitarán la "cooperación y solidaridad" del conjunto de los Estados miembros.

"Piensen en la ruta del Mediterráneo central, el número de migrantes que se acumulan en Libia es alarmante y debemos prepararnos para ofrecer ayuda a Italia si la pide", ha continuado.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.



No se puede negociar con Libia

El exprimer ministro polaco ha recordado que la situación en Libia es muy distinta a la de Turquía, por lo que no será posible negociar con este país un acuerdo "copiado" al diseñado con Ankara.

Tusk ha repasado las líneas principales del acuerdo turcoeuropeo y ha asegurado que se pondrá en marcha en línea con el Derecho internacional y los estándares europeos, pese a que las ONG y agencias internacionales como el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) sostienen que se trata de un pacto ilegal e inmoral.

A las críticas y la decisión de ONG y ACNUR de no participar en el acuerdo, Tusk ha concedido que lo negociado con Turquía no es una solución "perfecta", porque tiene "debilidades" y plantea "dudas" que comparte, pero ha reiterado que se pondrá en marcha con garantías del respeto de los derechos fundamentales.

mah/ktg/mrk

Comentarios