• Buzaina Shaaban, asesora del presidente sirio, Bashar al-Asad.
Publicada: domingo, 16 de agosto de 2020 23:33

El Gobierno sirio resalta que cualquier negociación con Estados Unidos solo será posible con la condición de que las fuerzas ocupantes se retiren de sus tierras.

“Es imposible negociar con los ocupantes antes de que se retiren de nuestras tierras”, aseveró Buzaina Shaaban, asesora del presidente sirio, Bashar al-Asad, en una entrevista concedida el sábado a la cadena libanesa Al Mayadeen.

Shaaban afirmó que Siria, debido a su papel clave en el eje de la Resistencia, se convirtió en objetivo de ataques israelíes. Además, ha señalado que hay un vínculo entre el terrorismo, EE.UU., Israel y la Ley César “porque todos son parte de un escenario, y las demandas que hicieron en la Ley César significan que les entregamos lo que quieren”.

La nueva campaña de sanciones estadounidenses contra Siria, conocida como la “Ley César”, entrada en vigor el 17 de junio, es la nueva versión de las medidas coercitivas estadounidense contra el país árabe y se considera la más severa contra un pueblo que sufre desde más de ocho años, una guerra catastrófica a todos los niveles, y no controla una parte importante de sus recursos y riquezas naturales.

La norma, incluye medidas económicas y políticas más intensas contra el Gobierno sirio y sus aliados, y además, aplica sanciones contra el presidente sirio Bashar al-Asad, y contra altos dirigentes de este país, así como entidades financieras sirias y sus colaboradores extranjeros.

 

En otra parte de sus declaraciones, la asesora de Al-Asad también se refirió al acuerdo alcanzado el jueves entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) para impulsar “una normalización completa de las relaciones”, y, tras condenar la “rendición” de Abu Dabi ante Israel y EE.UU., dijo que los árabes son los únicos que temen a la Administración estadounidense a pesar de la ausencia de unipolaridad.

Damasco denuncia la presencia ilegal de EE.UU. en su territorio, argumentando que Washington sigue saqueando flagrantemente los recursos petroleros sirios en medio del mutismo internacional, y, ha exigido  en reiteradas ocasiones la salida total de todas las tropas extranjeras desplegadas en Siria, las turcas y estadounidenses incluidas, pues no cuentan con la debida autorización del Gobierno sirio para ello.

La injerencia extranjera en Siria, de hecho, ha complicado la larga lucha antiterrorista, que ha cumplido ya nueve años, pese a las importantes victorias cosechadas por las fuerzas sirias frente a los grupos terroristas.

mrp/lvs/mkh