• Un hombre junto a su hijo en un hospital en la ciudad siria de Duma, Guta Oriental, 25 de febrero de 2018. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 28 de diciembre de 2019 2:44

WikiLeaks revela que un funcionario de la OPAQ ordenó la eliminación de un informe que negaba el ataque químico en la ciudad siria de Duma en 2018.

El portal de filtraciones WikiLeaks ha sacado a la luz este viernes cuatro documentos de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) relacionados con las investigaciones del supuesto ataque químico en Duma (Guta Oriental) en abril de 2018, que provocó la muerte de 50 personas y 500 heridos.

El Gobierno sirio rechaza cualquier implicación en los hechos y pone en entredicho el número de los muertos en este suceso. 

Uno de los documentos filtrados por WikiLeaks incluye un correo electrónico de Sebastien Braha, jefe de Gabinete de la OPAQ, en el que exige la eliminación del informe elaborado por ingenieros de la organización, que contradecía la versión “oficial” de lo sucedido en Duma.

“Braha pidió eliminar todos los rastros del documento que, además, provoca preguntas sobre la existencia de una presión política de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia para que el ataque fuese adjudicado al Gobierno sirio”, se lee en el mencionado portal.

En su informe final sobre el ataque en Duma, publicado en marzo de 2019, la OPAQ descartó el uso de gas sarín, pero sí estableció que hubo un ataque perpetrado con una sustancia tóxica y que el químico utilizado “contenía cloro reactivo” y “probablemente era cloro molecular”.

El organismo afirmó que el cloro reactivo “posiblemente” estaba en dos cilindros industriales y sugirió que los mismos fueron lanzados desde el aire, ya que en el techo de los edificios en los que los hallaron había aperturas consistentes con la forma de los recipientes.

 

El informe citó a “expertos” externos sin especificar sus nombres, ni entidades con las que estaban vinculados, y no fueron incluidos datos de otro informe, que fue resultado de la investigación de los ingenieros de la OPAQ.

Sin embargo, ese documento (que Braha mandó eliminar) detallaba que los “dos cilindros que se encontraban en el sitio del presunto ataque” probablemente “fueron colocados manualmente allí” y no “arrojados desde un avión o helicóptero desde alturas considerables”.

También revelaron que aunque el personal de la OPAQ sostuvo conversaciones para validar mediante exhumaciones que las víctimas habían sido expuestas a cloro y otro gas, no se realizaron y durante las “observaciones no había correlación entre los síntomas [de las víctimas] y la exposición al cloro”.

Anteriormente, WikiLeaks había difundido que los agentes de la misión nunca estuvieron realmente en Siria, pues incluso el hospital regional de Duma niega haber tratado personas afectadas.

lvs/ctl/tqi/mkh

Comentarios