• Refugiados sirios en el campamento de Rukban, 1 de marzo de 2017. (Fuente: AFP)
Publicada: viernes, 9 de noviembre de 2018 22:01
Actualizada: sábado, 10 de noviembre de 2018 2:50

ACNUR denuncia que terroristas usan como “escudos humanos” a civiles del campamento de refugiados de Rukban, situado en el área ocupada por EE.UU. en Siria.

“No olvide que hay elementos malos en Rukban. Hay terroristas, hay gente que detiene a personas (refugiados) contra su voluntad, hay contrabandistas y traficantes de personas”, asegura Amin Awad, director de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para Oriente Medio y el Norte de África.

El funcionario de las Naciones Unidas, que hizo estas afirmaciones en una entrevista con la agencia rusa de noticias RIA Novostipublicada este viernes, también ha lamentado que los extremistas se aprovechen de “personas inocentes” a las que privan de los servicios más esenciales.

Los militares y diplomáticos rusos han argumentado en reiteradas ocasiones que elementos de diversos grupos terroristas se han camuflado entre los refugiados del campamento de Rukban, ubicado en la frontera sirio-jordana, en el sureste del territorio sirio.  

No olvide que hay elementos malos en Rukban (Siria). Hay terroristas, hay gente que detiene a personas (refugiados) contra su voluntad, hay contrabandistas y traficantes de personas”, denuncia Amin Awad, director de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para Oriente Medio y el Norte de África.

 

De acuerdo con el coordinador regional de ACNUR, la situación en el campamento de Rukban es “muy, muy compleja” y no exactamente se trata de un asunto humanitario como se ve en otros lugares.

Además, indicó que el campamento no puede operar de manera permanente. “Creo que el problema de Rukban hoy es no seguir prestando ayuda, es liquidar realmente la situación y enviar a las personas a sus hogares”.

El campamento de Rukban, que acoge a unos 75 000 desplazados, entre ellos miembros del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) y de los “rebeldes”, se encuentra dentro de la llamada ‘zona de desconflicto’ que EE.UU. ha anunciado de forma unilateral en las cercanías de Al-Tanf, donde Washington cuenta con una base sin el permiso de Damasco.

Las autoridades sirias acusan a las fuerzas norteamericanas de apoyar a los terroristas en esta zona para prolongar la guerra en el país árabe.

bhr/ncl/mkh/mjs

Comentarios