• El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon.
Publicada: viernes, 15 de enero de 2016 0:11

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, ha instado este jueves a encontrar soluciones pacíficas a los conflictos armados de Siria y Yemen.

Al presentar las prioridades de su último año al frente de la ONU, Ban ha declarado que acabar con el conflicto armado en Siria es sin duda el deber más urgente de la comunidad internacional.

Ha indicado además que las imágenes de la ciudad de Madaya (suroeste), sitiada por el Ejército sirio, reflejan la necesidad de actuar de inmediato ahí y en otras zonas sitiadas.

No obstante, el Gobierno de Damasco ha facilitado la llegada de ayuda humanitaria a dicha urbe, y el pasado lunes, el embajador sirio ante la ONU, Bashar al-Yafari, desmintió los informes sobre la muerte de civiles por hambre en Madaya y aseguró que “el Gobierno no lleva ni llevará a cabo una política consistente en hambrear a su propio pueblo”.

Sin embargo, hoy jueves, ha muerto una niña siria en la localidad de Al-Fuah, situada en la provincia noroccidental de Idlib, por falta de acceso a medicamentos básicos debido al asedio impuesto a la urbe por terroristas.

Un convoy humanitario de camino a Madaya.

 

El asedio terrorista del que son objeto los sirios en Kafarya y Al-Fuah, ambas en Idlib, tiene lugar mientras los medios de comunicación solo destacan la situación de la ciudad de Madaya.

El máximo responsable de la ONU ha sostenido también que si las partes involucradas mostraran un poco de flexibilidad política, la crisis de Siria se podría resolver. Y la ONU está intentando propiciar esa flexibilidad, ha añadido Ban.

Con respecto a Yemen, Ban ha hecho énfasis en la situación crítica que vive el país árabe para pedir a los actores involucrados un alto el fuego sostenible y una nueva ronda de negociaciones.

Igualmente, se ha referido al aumento de los bombardeos aéreos del régimen saudí y a los enfrentamientos registrados en los últimos días, y ha señalado que se ha reportado la utilización de bombas de racimo en Saná, la capital de Yemen, lo que sería un crimen de guerra.

También este jueves, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés), ha advertido de que millones de niños necesitan ayuda urgente en Yemen.

mkh/mla/hnb

Comentarios