• Depresión en personas de tercera edad relacionada con problemas de salud.
Publicada: viernes, 3 de mayo de 2019 10:05

Los síntomas depresivos en la tercera edad se relacionan con problemas de salud y baja calidad de vida, más allá de los estados emocionales naturales.

Un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) publicado el martes señala que la depresión no sólo es sentirse triste o desganado, sino que implica baja autoestima, insomnio, problemas en la toma de decisiones y de memoria como los problemas de salud más frecuentes y con mayor impacto en la vida diaria de las personas mayores.

El propósito de los expertos en la investigación fue identificar la relación entre los síntomas de depresión de las personas mayores y su relación con problemas de salud como pérdida visual o auditiva, enfermedades crónicas y sentimientos de soledad. Para ello, realizaron un seguimiento a más de 8000 personas mayores de 65 años en el Reino Unido.

“Las personas podemos sentirnos tristes cuando nos hacemos viejos, es algo normal en la vida de cada persona. Quizá el problema es vivir con estos síntomas de depresión mucho tiempo en esta etapa de la vida; el imperativo mente sana y cuerpo sano es esencial en la edad anciana y todos deberíamos concienciarnos de ello”, detallaron los científicos en un comunicado.

Las personas podemos sentirnos tristes cuando nos hacemos viejos, es algo normal en la vida de cada persona. Quizá el problema es vivir con estos síntomas de depresión mucho tiempo en esta etapa de la vida; el imperativo mente sana y cuerpo sano es esencial en la edad anciana y todos deberíamos concienciarnos de ello”, detallaron los científicos.

 

La mayoría de las personas encuestadas con escasos síntomas de depresión, fueron quienes registraron adecuado nivel de salud en su etapa adulta. Un 20 % de los individuos mostró síntomas de depresión que requerían de valoración clínica, y fueron ellos quienes habían tenido problemas de salud mental en la edad adulta.

Este grupo reportó enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión, y mostraban importantes pérdidas de audición. En conclusión, esas personas “informaron de baja calidad de vida y satisfacción con la vida, así como de un inadecuado funcionamiento en la vida diaria”.

ftn/ktg/mnz/mkh

Comentarios