• El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, habla con militares durante su visita a la ciudad de Izium, 14 de septiembre de 2022. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 21 de septiembre de 2022 6:59
Actualizada: miércoles, 21 de septiembre de 2022 9:59

El Gobierno de Rusia responsabilizó al presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, de destruir al país eslavo mediante sus contraofensivas.

La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova en su canal de Telegram, escribió el martes que “la contraofensiva de Zelenski tuvo un efecto contraproducente en Ucrania [...] destruyó tanto al país como a las personas que le fueron confiadas”.

La vocera rusa ratificó que el mandatario ucraniano utiliza del “maldito comodín” de Estados Unidos con el objetivo de realizar sus planes de reconquista de territorios ucranianos que están en poder de Rusia, en el marco de su operación militar en curso desde febrero.

Zajárova se refirió así a un informe reciente de Kiev sobre sus avances en la región de Járkov (noreste), donde supuestamente las fuerzas ucranianas retomaron las ciudades de Balaklia e Izium, que estuvieron bajo el control de Rusia durante meses.

Sin embargo, el Ministerio de la Defensa de Rusia explicó que las tropas rusas abandonaron las mencionadas ciudades para reagruparse en otros batallones con el objetivo de reforzar las posiciones en la dirección de Donetsk. Además, la misma Cartera informó que cerca de 4000 soldados ucranianos murieron como resultado de la contraofensiva de Kiev.

 

Rusia está enfocada en el Donbás (este de Ucrania), donde se encuentra la autoproclamada república popular de Donetsk, cuyas autoridades fueron unas de las que pidieron al presidente ruso, Vladímir Putin, ayuda para enfrentar las atrocidades, lindantes con el genocidio, practicadas por neonazis, apoyados por Kiev, contra la población de esta zona, muchos rusos o de ascendencia rusa. Esta solicitud, de hecho, fue una de las razones por las que el mandatario ruso inició la operación militar en Ucrania.

Las regiones ucranianas de Donbás (este) y Jersón (sur) y Zaporiyia (sur) anunciaron que celebrarán del 23 al 27 de septiembre referéndums sobre la adhesión a la Federación Rusa, lo que muestra que los habitantes de estas regiones no confían en su presidente.

Moscú ha asegurado una y otra vez que su operación está siguiendo según lo planeado, con el fin de “desmilitarizar” y “desnazificar” el país europeo, así como evitar que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encabezada por EE.UU., lo convierta en una base antirrusa.

nrl/ncl/rba