• El presidente de Estados Unidos, Joe Biden (izq.), y su par ruso, Vladímir Putin, en una reunión en Ginebra, Suiza, 16 de junio de 2021. (Foto: EFE)
Publicada: sábado, 17 de septiembre de 2022 15:45

Mientras escalan las tensiones en torno a Ucrania, el presidente de EE.UU., Joe Biden, lanza una advertencia a Rusia sobre el uso de armas nucleares y químicas.

“No, no, no lo haga. Cambiará el rostro de la guerra como nunca antes desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo el viernes Biden en una entrevista con la cadena local CBS.

En cuanto a posibles consecuencias en caso de que el presidente ruso, Vladímir Putin, recurra al arsenal nuclear, el inquilino de la Casa Blanca prometió que Rusia “se convertirá en un paria en el mundo más de lo que ha sido”.

“Y, dependiendo del alcance de lo que hagan, se determinará la respuesta que se daría”, agregó el mandatario norteamericano.

A modo de reacción, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha llamado a EE.UU. que se familiarice con la doctrina nuclear rusa.

“Lean la doctrina [militar]. Allí está escrito todo”, ha manifestado el funcionario ruso.

 

De hecho, según los fundamentos de esa doctrina, Rusia considera las armas nucleares “exclusivamente como un medio de disuasión”.

Ante acusaciones de que Rusia podría emplear armas nucleares durante su operación militar en Ucrania, el país euroasiático ha puntualizado que no busca usar armas nucleares en su operación contra Ucrania, debido a que no hay amenaza de agresión con armas de destrucción masiva.

Esto mientras que Moscú acusa a Washington de reiterar que puede usar armas nucleares en cualquier conflicto militar.

En el mismo sentido, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, reconoció en agosto que su país podría usar armas nucleares en cualquier guerra en circunstancias extremas para defender sus “intereses vitales”.

Estados Unidos tiene el arsenal nuclear más grande y avanzado del mundo, no obstante, ha salido de los instrumentos legales sobre el control de armas, incluido el Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM, por sus siglas en inglés) y el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), y además, Washington se niega a ratificar el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCEN).

tqi/hnb