• El buque patrullero Dmitry Rogachev de la Flota del Mar Negro de Rusia. (Foto: MoD ruso)
Publicada: sábado, 14 de agosto de 2021 4:58
Actualizada: sábado, 14 de agosto de 2021 10:38

Un barco patrullero ruso repele un ataque con misiles de un enemigo teórico durante una maniobra naval en las aguas del mar Negro.

La Flota del Mar Negro de Rusia informó el viernes en un comunicado que la tripulación de su buque patrullero Dmitry Rogachev llevó a cabo una serie de simulacros para practicar la defensa aérea y una batalla naval.

“En la primera etapa de las pruebas, los equipos de defensa aérea del buque patrullero emplearon un sistema de defensa aérea para frustrar un ataque con misiles lanzado por un buque de guerra enemigo teórico”, precisa el texto.

La nota, recogida por la agencia de noticias rusa TASS, agrega que, en la segunda etapa del ejercicio, los marineros practicaron la técnica de una batalla naval con un barco independiente, lanzando fuego de artillería contra objetivos de superficie simulados por pantallas marinas y una maqueta de mina flotante.

El medio señala que, en el curso de las maniobras, la tripulación del Dmitry Rogachev puso en práctica lanzamientos de granadas y medidas para eliminar los grupos subversivos submarinos del enemigo teórico mientras el buque estaba en un fondeadero desprotegido.

 

La Armada de Rusia realiza con regularidad simulacros navales en las aguas del mar Negro a fin de tener preparados a sus buques para cualquier escenario de enfrentamiento con buques de combate de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). 

Las relaciones entre Moscú y el Occidente se deterioran cada vez por diversos asuntos, entre ellos particularmente la anexión de la península de Crimea a Rusia, en virtud de un referéndum en el que más del 96 % de los habitantes del territorio rusoparlante votó a favor de ser parte de la Federación Rusa.

Moscú ha reiterado, en varias ocasiones, que los movimientos y ejercicios de la OTAN, encabezados por Estados Unidos, cerca de las fronteras rusas constituyen medidas provocadoras, que socavan la estabilidad y seguridad de la región, por lo que ha dejado claro que se reserva el derecho a dar una respuesta contundente a cualquier agresión o violación de su soberanía, ya sea por parte de EE.UU. u otro país miembros de la Alianza Atlántica.

Es por ello que las fuerzas de la Flota del Mar Negro llevan a cabo un conjunto de medidas para controlar las acciones de los grupos de buques que toman parte en los ejercicios de la OTAN, tal y como se sostiene desde el Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia.

krd/ncl/tqi