• Aviones de compañía Lufthansa en el aeropuerto de Fráncfort en Alemania.
Publicada: jueves, 3 de junio de 2021 8:27

En una medida recíproca, Alemania y Rusia cerraron unas horas su espacio aéreo a aviones de pasajeros a raíz de sanciones de ambos lados sobre permisos de vuelo.

Alemania anunció la cancelación de sus vuelos a Rusia y viceversa después de que la autoridad de transporte de aviación rusa se negara el martes a renovar el permiso de la compañía germana Lufthansa para volar a Moscú en junio.

Según el portal oficial de aeropuerto de Fráncfort, en Alemania, dos vuelos, uno operado por la aerolínea alemana Lufthansa y otro por aerolínea rusa Aeroflot, habían sido cancelados el miércoles, mientras que un vuelo nocturno de Lufthansa a Moscú figuraba como salido.

Paralelamente, el portal de la aerolínea rusa Aeroflot anunció que sus vuelos desde Moscú haca las ciudades alemanas de Fráncfort del Meno y Múnich fueron cancelados. Anteriormente, se reportó la suspensión de vuelos entre Moscú y Berlín de la compañía rusa S7 por falta del permiso correspondiente de Alemania.

No obstante, el transporte aéreo entre Rusia y Alemania se reanudó el mismo miércoles, según informó el jefe de la Agencia Federal de Transporte Aéreo de Rusia, Alexander Neradko. Por su parte, las compañías rusas Aeroflot y S7 también anunciaron la reanudación de sus enlaces con Alemania.

De igual forma, Lufthansa informó mediante un comunicado que las autoridades rusas habían permitido a las empresas alemanas volar a Moscú y San Petersburgo en junio.

 

Las dificultades con la llegada de los vuelos de aerolíneas europeas a Rusia se intensificaron después de que los países miembros de la Unión Europea (UE) cerraron sus cielos a los aviones rusos que usaban cielos bielorrusos, acusando a Minsk de desviar un avión para arrestar a un periodista disidente.

El domingo de la semana pasada, un avión de Ryanair, con más de 120 pasajeros a bordo, que cubría la ruta entre Atenas y Vilna, realizó un aterrizaje de emergencia en Minsk por un aviso de bomba que resultó falso.

Las fuerzas de seguridad bielorrusas no encontraron bomba alguna en el avión, pero, en cambio, procedieron al arresto de Román Protasevich, ex editor jefe del canal Nexta, en Telegram, considerado un extremista en Bielorrusia y uno de los más acérrimos detractores de Lukashenko.

nsh/ncl/hnb