• Un sistema de guerra electrónica, modelo Krasukha, de fabricación rusa.
Publicada: sábado, 17 de abril de 2021 16:17
Actualizada: sábado, 17 de abril de 2021 17:18

El Ejército ruso transfiere sus poderosas armas a Donbás, diseñadas para repeler drones de combate turcos, que Ucrania utilizaría en eventual conflicto con Rusia.

Según ha informado este sábado el portal web ruso de aviación Avia.Pro, en concreto, se trata de la entrega de sistemas de guerra electrónica rusos Krasukha a la región en disputa de Donbás (como se conoce las dos regiones de Donetsk y Lugansk), una región independentista del este de Ucrania y limítrofe con Rusia, y equipos de guerra electrónica de varios modelos.

Esto, a pesar de que Moscú advirtió a Turquía de que no vendiera armas a Ucrania, mientras las tensiones se intensifican en la región. En 2019, Kiev y Ankara firmaron un contrato para la compra de drones de combate turcos. De acuerdo con fuentes locales, el pacto se ha materializado y seis aparatos ya están en el territorio ucraniano.

Los expertos llaman la atención sobre el hecho de que incluso en Siria y Karabaj, los vehículos aéreos no tripulados (UAV, comúnmente llamados drones), de modelo Bayraktar TB2, de Turquía, han demostrado su eficacia solo cuando se utilizan contra objetos desprotegidos.

Por lo tanto, tal y como indica el informe, las Fuerzas Armadas de Ucrania no tienen ninguna posibilidad de emplearlos con éxito contra objetivos en Donbás, ya que serán instantáneamente eliminados.

 

Rusia no confirma oficialmente la información sobre el suministro de sus armas a Donbás. Sin embargo, Avia.Pro precisó el 14 de abril que Rusia había emplazado sistemas Pantsir-S1 y Tor, además de 40 000 soldados a lo largo de su frontera oriental (en la región de Donbás).

En los últimos días, las relaciones ya de por sí tensas entre Rusia y Ucrania desde 2014, se han ido deteriorando por el envío de tropas de Ucrania, bajo el paraguas de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), cerca del flanco occidental de Rusia.

Moscú, por su parte, ha acumulado fuerzas y equipamiento militar en la frontera occidental, y ha advertido que cualquier despliegue de las tropas de la Alianza Atlántica provocaría una escalada cerca de sus fronteras y conduciría a una respuesta contundente.

mrp/ctl/tqi/hnb